OCIO

Prevención de la obesidad infantil

La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. España se ha convertido en el segundo país de la Unión Europea con mayor número de niños con problemas de sobrepeso, presentando un cuadro de obesidad en un 16,1 % entre menores de 6 a 12 años, un hecho alarmante en una sociedad que lleva en su "currículum" una de las mejores dietas alimentarias del mundo: la dieta mediterránea.

 

nutricion_infantil1 (1) CRUZ CARDENAS (Copiar)

La causa fundamental del sobrepeso y la obesidad infantil es el desequilibrio entre la ingesta calórica y el gasto calórico. Actualmente, en nuestra sociedad los hábitos de alimentación han cambiado; mientras antes existía un gran respeto hacia algo vital como son los alimentos y el momento de la comida, hoy en día se come, en muchas ocasiones,  cualquier cosa improvisada sobre la marcha, de pie y sin horarios.   

Entre las consecuencias de la obesidad en niños encontramos en nuestras consultas con relativa frecuencia las siguientes:

- Problemas en huesos y articulaciones

- Dificultades para desarrollar algún deporte u otro ejercicio físico debido a la dificultad para respirar y al cansancio.

-  Alteraciones en el sueño

- Madurez prematura. Las niñas obesas pueden entrar antes en la pubertad, tener ciclos menstruales irregulares, etc.

-  Desánimo, cansancio, depresión, decaimiento.

-  Baja autoestima, aislamiento social, discriminación.

-  Trastornos que derivan en bulimia y anorexia nerviosa

La obesidad cuando se manifiesta en la infancia y persiste en la adolescencia, y no se trata a tiempo, probablemente se arrastrará hasta la edad adulta.

Por tanto, el principal objetivo consistirá en modificar el estilo de vida del niño en lo que a hábitos de alimentación y ejercicio físico se refiere y en lograr un equilibrio calórico que se mantenga a lo largo de toda la vida. Una alimentación sana y equilibrada no sólo es contar las calorías que se ingieren. Es importante también la composición de los alimentos, su cantidad y los horarios en que se comen. Los padres deben transmitir al niño la idea de que la alimentación es muy importante porque nuestra salud depende de ello y enseñar a sus hijos a alimentarse adecuadamente, aprovechando que cuanto más pequeños sean más fácil es manejar y cambiar sus hábitos, y así prevenir posibles enfermedades.

Entre las recomendaciones generales que podríamos dar siempre me gusta hacer hincapié en las siguientes:

- Los padres deben proporcionar a sus hijos  productos de todos los grupos de alimentos y evitar que hagan dietas sin control médico.

- Además, es importante comer en pequeñas cantidades varias veces al día, sin saltarse ninguna comida, ya que ese ayuno hará que aumente la ingesta en la siguiente.

- Un tema complicado siempre son las grasas y el azúcar. En el primer caso hay que distinguir las buenas de las malas. Las buenas proporcionan energía y el buen funcionamiento del organismo, pero igual se deben administrar en pequeñas cantidades ya que aportan muchas calorías.

El azúcar en cambio no aporta absolutamente ningún nutriente al organismo, por lo que es conveniente evitarla.

- Para que nuestros pequeños adquieran hábitos y logren una buena alimentación y nutrición, debe existir primero un compromiso familiar. 

- Otro factor de ayuda es que a partir de los dos años, los niños se sienten en la mesa con los adultos, de manera que éstos sean un ejemplo y los pequeños aprendan de sus hábitos y a “comer como grandes”.

- Cerciórese de que los niños realicen actividad física sana, moderada y adaptada a su edad  todos los días.

En cuanto a la parte médica, llevaremos a cabo un examen físico y realizaremos historia clínica y de  hábitos de alimentación y rutina del ejercicio de su hijo para, de este modo, poder elaborar una buena estrategia que nos permita alcanzar los objetivos marcados y que perduren en el tiempo

En ocasiones, es necesario realizar una analítica de sangre para buscar problemas tiroideos o endocrinos, los cuales podrían llevar al aumento de peso.

¡¡¡SIEMPRE ES BUEN MOMENTO PARA APRENDER A COMER!!!