OPINIÓN

Tamayazo y Gürtel

Pronto va a hacer 11 años del mayor escándalo que uno pudiera imaginarse en una democracia. El mayor atentado contra el cimiento mismo de la democracia, es anular el resultado de las urnas; es transformar el resultado porque hay alguien a quien no le ha gustado lo que ha salido. Así lo escribí en aquel momento, y así lo repito hoy; así lo reitero hoy con mucho mayor convencimiento.

tamayazo

Entonces pensé y dije que había una evidencia: Alguien no estaba conforme con el resultado de las elecciones. Eso es una evidencia. Otra cosa son las suposiciones.

¿Podrían ser disputas en el seno del PSOE? Siempre me parecieron razones de poco peso para tamaño despropósito. Hoy, visto lo visto, lo aseguro. ¿Podrían ser empresarios y políticos que veían truncados, con un gobierno de coalición entre PSOE e IU, los pingües beneficios forjados en sus maquinaciones urbanísticas? Siempre me pareció más razonable esa suposición. Hoy estoy convencido, de que fue esa, y no otra, la razón fundamental para sobornar a Tamayo y Sáez.

Lamentable y vergonzoso el suceso en sí; pero más lo es, si a eso le añadimos que 11 años después no se sepa quienes fueron los diseñadores y los autores de ese tamayazo. No ha habido ni oposición ni fiscalía, que se hayan empeñado en descubrir algo, que con toda seguridad, está en el origen de toda la corrupción de la Comunidad de Madrid, y exportada a más comunidades gobernadas por el PP. Sí. Hoy sabemos que había montada ya, una trama de todo tipo de negocios. Trama que peligraba si no gobernaba el PP. La trama estaba organizada entre empresarios privados y miembros del Partido Popular, y no podían permitir que nadie derribara el chiringuito. Sí señor: el chiringuito ha seguido funcionando gracias al tamayazo.

¿Y Esperanza Aguirre? Pieza clave y necesaria. Fue la primera beneficiada, y después todo el entramado de empresarios y políticos. Desde que se empezó a destapar en Majadahonda, la aparición de corruptos no se ha interrumpido. Recalificaciones, comisiones, sobre sueldos, financiaciones, viajes y fiestas gratis, espionajes, cuentas en Suiza. ¡Cómo iban a renunciar a todo eso! El tamayazo era necesario para la Gürtel.