POLÍTICA

Alfonso Santamaría aclara sus declaraciones sobre la atención de pacientes en las Urgencias del Hospital de Valdepeñas

Tras efectuar una rueda de prensa el pasado jueves en la que el edil popular aseguró que en el Servicio de Urgencias de Valdepeñas se da preferencia a la población extranjera, hoy ha enviado una nota en la que aclara sus argumentaciones.

2015111218035986953

En ella asegura que “como sanitario de toda la vida he ido siempre buscando el bienestar de toda la población de Valdepeñas y su comarca, en donde he ejercido mi labor. He trabajado 40 años como analista clínico en la Sanidad Pública y por todos estos años tengo fuentes de información y vínculos que me mantienen al día, y son los que me informan para que ahora, como político, pueda solucionar algo del mismo ámbito en que me he movido durante toda mi vida profesional. Además, aunque jubilado, mi vocación como sanitario al servicio del mantenimiento de la salud de toda clase de personas responde a un juramento vitalicio y a mi única vocación indeclinable”.

Añade que “de hecho, cuando estaba trabajando como analista clínico en el hospital, había mucha gente que me consultaba sobre la analítica que le habían hecho, o me pedía algún favor, algún consejo sobre qué hacer porque tenían una u otra dolencia, y toda mi vida he estado atendiendo a todo el mundo, sin tener en cuenta nada salvo la búsqueda del bienestar, fuera quien fuera la persona del paciente”.

Santamaría continúa diciendo que “lo que siento es que mis palabras no se hayan interpretado con el sentido que yo le daba, pues los único que yo busco es el bien de todos los ciudadanos y ciudadanas, como siempre he hecho” y asegura que “para poder lograr una buena Democracia es imprescindible mantener un sacrosanto respeto a todos los ciudadanos, y guardar cola es la expresión más visible de la igual dignidad de todos los seres humanos. En caso de las Urgencias Sanitarias quien marca la pauta son los trabajadores sanitarios que están en el servicio, y son los que mejor saben qué enfermo debe pasar. En primer lugar, según la dolencia que lleve”.

Finalmente señala que “si he molestado con mis palabras – nunca ha sido esta mi intención – mi único propósito era la mejora de la mayor joya del llamado Estado del Bienestar, y de ello jamás puede deducirse una actitud xenófoba o populista, y tengo el orgullo de pertenecer a un Partido que abomina de la degeneración moral y política que supone la xenofobia”.