POLÍTICA

IU - Ganemos denuncia la situación del transporte sanitario en Castilla La Mancha.

Juana Caro, coordinadora de la asamblea de Izquierda Unida de Valdepeñas y concejala de IU-GANEMOS, señala el deterioro continuo del Transporte Sanitario, un transporteque forma parte de un servicio público y que por ser público debe ser de calidad, y esta calidad conlleva la necesidad de cumplir con una eficacia en su funcionamiento que repercute directamente en los enfermos.

SescamAmbulancia_ad

Caro denuncia el hecho que esta calidad  viene siendo alterada por un sistema de adjudicaciones a empresas privadas que, en pura competencia entre sí, está poniendo día a día en peligro, la estabilidad de este servicio público y la supervivencia del empleo en este sector esencial.

Ya en el año 2008, gracias a la propia insistencia de los trabajadores y sus representantes sindicales, el entonces Gobierno de José Maria Barreda, tuyo que ceder a las presiones y reconocer la importancia de este sector y resolver dos importantes columnas vertebrales de este servicio público a enfermos de Castilla-La Mancha. Por un lado, conocer con exactitud los costes reales de este servicio, dado el grado de competitividad y voracidad de las empresas que optan a su adjudicación en cada uno de los concursos, y, por otro lado, dotar a los trabajadores de la región de unas condiciones de trabajo, dignas para el desempeño de sus funciones encomendadas por la Administración.

De esta forma el concurso adjudicado en el año 2008, contenía una dotación económica anual de 74.689.044,36 euros, un total de 588 vehículos y un número mínimo de 1.971 trabajadores; para toda la región y todos los servicios de transporte sanitario.

En el año 2012, ya con el Gobierno de Dolores de Cospedal, las adjudicaciones sufrieron unos recortes importantes que permitieron reducir las concesiones, y del mismo modo, las propias empresas tuvieron vía libre para reducir el número de trabajadores y el salario de los mismos.Así, la dotación del concurso se situó en  63.471.001 euros, el número de vehículos se situó en 618 ambulancias, desapareciendo el mínimo de trabajadores exigible, estos fueron mermando mediante despidos, hasta llegar a situarse actualmente en 1.580 trabajadores en toda la región.

Actualmente, el Gobierno de Page vuelve a situar este sector esencial para los enfermos de Castilla-La Mancha, en unas cifras que son simplemente continuistas de los recortes realizados por el anterior gobierno y ha publicado un nuevo concurso, mediante los correspondientes pliegos de condiciones que, contiene una dotación económica de 64.517.124 euros, un número de vehículos similar fijado en 620 y un mínimo de trabajadores correspondiente a 1.286, reduciendo así, de forma inexplicable el numero exigido en el año 2008 en 685 trabajadores menos, fruto de las políticas de Cospedal y en 294 trabajadores menos que la actual plantilla en el año 2016, que ven peligrar sus puestos de trabajo.

Tampoco se puede olvidar la reducción salarial sufrida por estos trabajadores, en su convenio colectivo regional, en el año 2013 vio reducido su salario en algo más de 200 euros mensuales, entre reducción de salario base y pagas extraordinarias.

Es evidente que, señala Juana Caro,que con los datos aportados anteriormente, publicados por la propia administración, referente a las dotaciones económicas de los concursos realizados, el número de vehículos disponibles exigidos a las empresas, el número de trabajadores que debe de disponer el servicio de transporte sanitario y el nivel salarial de sus trabajadores. Existeuna situación de evidente deterioro social y laboral de este servicio público, propiciado por políticas de reducción de gastos y de personal que tuvo su mayor influencia con el gobierno de Cospedal, pero que en estos momentos, con el anuncio de una nueva adjudicación del servicio a nuevas empresas, no parece que vaya a darse solución inmediata a dicha situación de precariedad laboral, que probablemente influirá en la calidad del servicio y, no ha solucionado la incertidumbre que sobre el empleo tienen los propios trabajadores y trabajadoras de este sector regional.

Inequívocamenteabogamos por un servicio público de calidad, máxime dada la importancia de este servicio de transporte de enfermos, en Castilla-La Mancha en general y de Valdepeñas en particular, y al mismo tiempo, creemos necesario que se deben de salvaguardar los intereses que representan las condiciones laborales y de empleo de las actuales plantillas que integran las empresas adjudicatarias del servicio en toda la región. Por ello, hacemos un llamamiento al Gobierno regional para que vele por la integridad de este servicio público que haga posible mantener la calidad del servicio y al mismo tiempo, el bienestar de los trabajadores que lo vienen prestando de forma rigurosa y eficaz, evitando la que la voracidad empresarial en este sector, pueda deteriorar aún más la situación ya calificable de alarmante, tanto por los datos analizados, como por el grado de precariedad que sufren sus trabajadores.