POLÍTICA

Sánchez Yébenes: “Si entré en Izquierda Unida fue porque por encima de las siglas había un movimiento político social”

Veinte años en Izquierda  Unida avalan al Portavoz Municipal del Grupo Izquierda Unida-Ganemos, Gregorio Sánchez Yébenes. El gusanillo de la política le picó siendo un joven adolescente cuando formaba parte del Teleclub de Cachiporro y desde entonces no ha parado de luchar por hacer de Valdepeñas la mejor localidad posible. En advaldepeñas hemos charlado con él sobre las políticas que se han venido realizando en la localidad y sobre sus inicios en política.

Gregorio Sánchez Yébenes 1
Gregorio Sánchez Yébenes, Portavoz Municipal del Grupo Izquierda Unida-Ganemos en Valdepeñas.

Ya son más de 50 días lo que llevamos de legislatura, ¿cómo la valorarías?

Estos primeros 50 días han supuesto una continuidad de lo que hemos vivido estos últimos años en Valdepeñas, aunque sí es verdad que se nota el parón de un Gobierno que es continuista y que no tiene tampoco cosas nuevas que aportar. También hay que entender que tienen una línea y unos tiempos marcados que, durante este periodo estival, dicen que toca relajarse o hacer lo que te marca el día a día de la Administración Municipal.

Veremos, cuando empiece el nuevo curso político en septiembre, todo lo que tiene que ver con las ordenanzas en relación a tasas e impuestos y si se va a continuar con la misma política fiscal, por ejemplo, o se van a empezar a introducir algunos cambios.

Sí echamos de menos, viendo lo que ha pasado en la provincia de Ciudad Real donde otros gobiernos municipales presididos por el Partido Socialista están introduciendo nuevos cambios en la política municipal acordes a los tiempos y a lo que ha demandado la sociedad española en estos últimos años, que aquí se haga lo mismo.

Si tuvieras que poner una nota a cada partido que forma parte de la Corporación Municipal en estos 50 días, ¿cuál sería y por qué?

En estos primeros meses yo creo que, como decía, el Partido Socialista es poco evaluable porque no se ha hecho nada político. Lo que sí se ha hecho ha sido una continuidad administrativa que no puede ser evaluada porque no ha habido decisiones políticas de calado.

Con respecto al PP y a UCIN, creo que se presentaban para ganar las elecciones, como todo el mundo, y no han sido capaces de digerir todavía un mal resultado. Los ciudadanos les han dado la espalda porque han sido los partidos políticos que mayor número de votos y, sobre todo, mayor representatividad institucional han perdido. Todavía creo que no son conscientes del papel que la ciudadanía les ha otorgado y creo que aún no han encontrado su papel en este nuevo gobierno. Pienso que es insuficiente la labor que han desarrollado en estos primeros meses.

Ya que hemos hablado de las elecciones, ¿te sorprendieron los resultados de éstas?

Sí y no, es decir, si me hubieras preguntado esa misma noche a lo mejor te hubiera dicho ‘sí’ de forma tajante. Ahora, y analizando un poco lo que pasó, no sorprenden del todo, es decir, la sociedad valdepeñera y la castellano-manchega en general han mostrado que estaban en contra de todos los recortes y todo el sufrimiento que las políticas del Partido Popular, tanto a nivel nacional como a nivel regional con Cospedal a la cabeza, ha ejecutado. Estaba claro que iba a ver un rechazo a esas políticas y que no iba a haber un crecimiento del voto de derechas.

Nosotros pensábamos que el PSOE iba a perder la mayoría absoluta pero viendo los resultados se entiende. Si bien ha habido un rechazo a las políticas del Partido Socialista en Valdepeñas porque ha perdido votos, la aritmética electoral, la ley D'Hont, la representatividad institucional en el Ayuntamiento y el hecho de que no hayan entrado otros partidos viene a producir que, con unos restos ventajosos, el Partido Socialista mantenga la mayoría absoluta. Es decir, el PSOE no ha contado con el apoyo de los ciudadanos pero sí ha tenido a favor una ley electoral que favorece a los partidos más votados.

¿Piensas que podría haber cambios significativos en las políticas del PSOE en la localidad?

Yo lo espero. Muchas veces me tachan de iluso y de que siempre confío en que las cosas pueden cambiar y mejorar y confío en que hayan sabido leer también los resultados. Espero que hayan sabido leer que, pese a haber obtenido la mayoría absoluta, los resultados generales del país y en Valdepeñas les han dado un aviso de que no pueden ser correa de trasmisión de las políticas del PP. Pienso que tienen que recuperar valores de la izquierda y valores del sentido democrático y actuar en conciencia y en coherencia con su ideología.

¿Qué tipo de oposición va a hacer IU-Ganemos en esta legislatura en Valdepeñas?

La oposición que nosotros vamos a hacer va a seguir la misma línea que hemos venido haciendo estos últimos cuatros años, es decir, intentaremos hacer una oposición constructiva en la medida en la que plantearemos nuestras propuestas conscientes de la fuerza que tenemos. Sabemos que no estamos en situación de imponer el 100% de nuestro programa, y ni si quiera el 50%, pero iremos planteando las propuestas con las que nos presentamos a los ciudadanos.

Con esas propuestas, que se negociarán o debatirán internamente dentro de los órganos de participación del Ayuntamiento, sabremos atender el papel que nos ha dado la sociedad. Nosotros queremos que se cambien cosas y en esa medida veremos cómo el PSOE actúa.

Nuestras propuestas, que siempre estarán encima de la mesa, seguirán siendo como hasta ahora, es decir, serán propuestas ideológicas, porque no vamos a renunciar nunca a la ideología y al programa con el que nos hemos presentado, pero sabemos que no tenemos la suficiente fuerza para imponerlas.

¿En qué ha cambiado su partido al cambiar su denominación?

No ha cambiado nada, lo único que hemos hecho ha sido sumar más gente. Si me preguntas por Izquierda Unida, IU en Valdepeñas no ha cambiado nada. Desde que llevamos en este proyecto siempre hemos querido sumar el máximo de gente, gente que hasta ahora venía de forma independiente y se integraba en las candidaturas de Izquierda Unida.  En estas últimas elecciones hemos sumado a un colectivo ciudadano que se agrupó en torno a la plataforma ciudadana ‘Ganemos’ y nos presentamos como coalición electoral.

Nosotros no hemos cambiado, en todo caso hemos sabido leer las circunstancias que nos marcaba la sociedad actual en las que nos pedían mayor apertura y generosidad y por ello hemos sumado a más gente. Gente que ha sumado tanto cualitativa como cuantitativamente. Hay gente muy responsable y gente que venía participando de la sociedad pero nunca había dado el paso para participar políticamente y es ahora cuando lo han hecho.

¿Cómo y por qué empieza Gregorio Sánchez Yébenes en política?

Yo empecé siendo un joven adolescente en una parroquia de barrio en el Teleclub de Cachiporro, a través de propuestas que venían del humanismo cristiano, a tomar conciencia de clase trabajadora y también de ciertas injusticias sociales. Ahí se inició un conocer lo que estaba pasando en la sociedad y cómo influían las decisiones que se tomaban en un entorno más concreto.

Además, siempre me he implicado en participar activamente en movimientos juveniles, sociales y vecinales porque creo que se hace política en ellos, aunque no sea la institucional. El paso lo doy a partir del 95 cuando empiezo a militar en Izquierda Unida y es, a partir de ahí, cuando comienzo a hacer una política más institucional.

Ya eres un político veterano en la localidad, ¿qué valoración harías de su trayectoria política?

Ha habido cosas buenas, malas y regulares. Yo te diría que esto te hace sentirte responsable porque creo que el hecho de estar comprometido con la sociedad es positivo para el ser humano y en ese sentido la valoración es positiva. Pienso que es bueno que la gente vea referentes sociales y políticos en los que prime la participación y la conciencia social por encima de los resultados electorales.

Si miramos los resultados podemos decir que no son buenos porque uno se presenta a las elecciones para gobernar y cambiar la sociedad de forma más inmediata a través del BOE, que es donde se cambian las leyes y se cambia la sociedad. Si no tienes capacidad de cambiar el BOE, tienes capacidad de incidir socialmente en el discurso, la mentalidad y la concienciación de las personas. En ese sentido, creo que hay que valorar a la gente que se implica por mejorar el colectivo.

Políticamente hablando, ¿cuáles han sido los mejores años en Valdepeñas?

¿Políticamente? Los últimos cuatro años han sido muy positivos para Izquierda Unida en Valdepeñas porque, después de muchos años trabajando en la calle con la sociedad, se consiguió estar en el Ayuntamiento. Políticamente diría que estos cuatro últimos años han sido los mejores.

¿Qué futuro le espera a Valdepeñas estos próximos cuatro años?

Espero que sea el mejor posible y que entre todos hagamos de Valdepeñas la mejor ciudad en la que poder vivir. Una ciudad en la que se mejoren las condiciones de vida de los ciudadanos y en la que se marque un cambio en la sociedad, es decir, que haya una sociedad participativa, justa y solidaria en la que todo el mundo, independientemente de sus diferencias y posibilidades, pueda vivir lo mejor posible.

Lo que yo espero de Valdepeñas es que sea una ciudad en la que la gente disfrute viviendo e invite a que la gente se quede aquí y no tenga que emigrar. Una ciudad en la que haya salidas laborales para todo el mundo y que tenga espacios de ocio, cultura, deporte y educación.

Esperamos hacer todo lo posible para que la gente pueda quedarse en Valdepeñas porque, seguramente, si le preguntas a la gente que se va de la localidad muy poca te diría que se quieren ir porque no les gusta o no se sienten a gusto aquí. La gran mayoría se marcha por las circunstancias y nosotros intentaremos evitar eso.

Por último, una pregunta a nivel nacional, ¿crees que Izquierda Unida va a terminar desapareciendo?

Si me preguntas por el nombre de Izquierda Unida o por sus siglas, no lo sé. Puede que Izquierda Unida o sus siglas puedan desaparecer pero lo que no va a desaparecer es lo que es Izquierda Unida, es decir, sus hombres, sus mujeres, su gente, su ideología y su forma de pensar.

Izquierda Unida cuando nace en el 86 lo hace siendo una confluencia de partidos políticos y de gente que participaba desde el movimiento anti-OTAN, todo lo que fueron las primeras reformas laborales y también desde lo que fue todo el movimiento ‘No a Maastricht’, que tiene relación con la situación que estamos viviendo ahora con Europa y la Troika sometiéndonos a los poderes del mercado.

Entonces nació Izquierda Unida y se llamó Izquierda Unida lo mismo que se podría haber llamado otra cosa. Si ahora se llama otra cosa, bienvenida sea. Yo si entré en Izquierda Unida, y no milito en ningún otro partido, fue porque por encima de las siglas había un movimiento político social.