sábado. 15.06.2024

Por la intensa lluvia de la tarde del sábado no se pudo trasladar a la imagen de la Virgen de Peñarroya desde la parroquia de Santa Catalina a la ermita del Humilladero, ni tampoco la posterior procesión de antorchas y canto del rosario por las calles de los barrios donde se celebra la misión.

Como ya habían anunciado los organizadores, tanto la misa como el rosario se celebraron en el interior del templo de Santa Catalina, en cuyo altar mayor se encontraba en el cochecillo de traslado la imagen de la Patrona.

Se rezó el rosario y, entre misterio y misterio, acompañó musicalmente la Agrupación Musical de San Sebastián, subiendo al altar algunos de los portadores de las antorchas encendidas, como un simbolismo de lo que no se pudo hacer por las calles.

En la mañana del domingo se celebró en la parroquia de Santa Catalina la denominada Eucaristía del envío de la misión, que ya tiene actividades en los tres barrios en los que se  celebra a lo largo de toda la semana.  

La lluvia obligó a cambiar los primeros actos de la Misión de Santa Catalina