PROVINCIA

Una plaza para disfrutar sin barreras arquitectónicas en Manzanares

La reforma de la plaza de la Divina Pastora, además de mejorar su imagen, ha permitido eliminar barreras arquitectónicas y facilitar el tránsito de los vecinos. El anterior pavimento estaba muy deteriorado y levantado por la acción de las raíces de los árboles, que habían obstruido totalmente las tuberías. 

260215 MANZ-PKLAZA

También se ha renovado toda la iluminación por otra más eficiente tipo led. Las obras, realizadas durante seis meses, se ejecutaron con cargo a un Plan de Empleo de la Diputación y un presupuesto cercano a 200.000 euros que permitió dar empleo a un total de 28 personas.

La rehabilitación de la plaza comenzó el pasado mes de agosto con la demolición de los elementos deteriorados o que no eran funcionales, como la fuente, zonas de césped, los muretes de delimitación de algunos de los parterres y la totalidad del pavimento existente. También se retiraron los árboles cuyas raíces deterioraban la urbanización o entorpecían el tránsito por las aceras, además de proceder a la renovación de la red de saneamiento interior de la plaza y la de riego.

La plaza, que mantiene su pérgola, cuenta con un nuevo pavimento de losas de hormigón en distintos tonos. En las zonas verdes se extendieron nuevas capas de tierra vegetal y se han plantado más especies, entre ellas algunos de los palmitos que había en la plaza de la Constitución. Estas zonas ajardinadas cuentan con corcho vegetal en su superficie. La renovación también se ha hecho en el mobiliario urbano, iluminación y zona de juegos infantiles, incluido su suelo blando.

Con la nueva pavimentación se ha elevado la superficie para eliminar los escalones de entrada a la ermita del barrio. También se han rebajado las aceras en todos los pasos de acceso, con superficie adaptada a personas invidentes. En la parada del autobús escolar se ha cubierto una parte de pérgola para resguardar a los usuarios de posibles inclemencias del tiempo durante la espera.