SOCIEDAD

Bendecido el azulejo del Stmo. Cristo de la Misericordia en el Cementerio de Valdepeñas

En esta jornada festiva del lunes 26 de diciembre, festividad de San Esteban- primer Mártir de la Iglesia-, se ha desarrollado en el Cementerio Municipal de Valdepeñas la bendición e inauguración de un retablo cerámico de la Hermandad en recuerdo del 300 Aniversario Fundacional de la misma.

Inauguración azulejo cementerio (4)_ad
Inauguración azulejo cementerio (4)_ad

Esta iniciativa era uno de los propósitos que se marcaron desde un primer momento cuando comenzaron a diseñarse los actos conmemorativos de esta efeméride tricentenaria.

La Hermandad quería, con la instalación de este azulejo, tener presentes a todos los hermanos y fieles difuntos de sus Sagrados Titulares que, a lo largo de la historia de la Hermandad, han confiado y mostrado su devoción por el Stmo. Cristo de la Misericordia y María Stma. de la Palma, Reina de los Mártires.

En un primer momento, este azulejo fue pensado únicamente como memoria de los hermanos difuntos de la Hermandad, como muestra de gratitud por su perseverancia y su entrega para que esta institución haya perdurado a lo largo de los siglos. Pero la extendidísima y arraigada devoción que esta ciudad tiene al Stmo. Cristo de la Misericordia, al Cristo de Valdepeñas, nos hizo pensar que hoy, en este acto, y en el futuro, cada oración que se elevase ante la imagen del Señor de la Misericordia debía ser también en sufragio de las almas de todos aquellos fieles y devotos que han mostrado su devoción y su amor por esta bendita imagen de Jesús muerto en la Cruz.

Así lo expresaba el Hermano Mayor de la Hermandad durante el acto de inauguración:

Inauguración azulejo cementerio (2)_ad

"Y es así como vemos al Señor, prendido del árbol de la Cruz. El niño del que ayer celebrábamos su venida al mundo, nace para morir, se encarna para entregar su vida. Pero lo hace para romper los límites del pecado y de la propia muerte.

En este camino del pesebre a la Cruz, Jesús nos abre a la vida definitiva, rompe las cadenas del tiempo y del espacio de este mundo, y nos lleva a la vida plena, a la vida eterna en la gloria del Padre.

Nos abre las puertas del cielo y lo hace a todos, sin excepción. Sólo una premisa es necesaria: creer en Él y plasmar en nuestras vidas lo que Él nos pide.

Así han fallecido miles de valdepeñeros en estos trescientos años de vida de la Hermandad, en estos tres siglos de amor infinito por Jesús de la Misericordia, por este Cristo que se nos entrega en la Cruz.

A ellos, a los que han sido hermanos o no, pero que esperan el día de la Resurrección Gloriosa y a todos aquellos que, cuando Dios quiera, esperaremos con ellos su venida definitiva, va dedicado este retablo cerámico en el que le pedimos a Dios Padre que interceda por el alma de estos difuntos cada vez que sea implorada su Misericordia ante esta bendita imagen de su Hijo muerto en la Cruz.

Este retablo cerámico ha sido obra de D. Alfonso Escamilla González y ha sido ejecutado por Industrias Élite, de Sevilla. En él podremos contemplar al Stmo. Cristo de la Misericordia, sobre una paisaje evocador que muestra el ocaso del día, el final de esta vida presente sobre la que se alza vencedor. Esta estampa es enmarcada por una cenefa barroca que da cabida al escudo de la Hermandad en la parte superior y, en la parte inferior, al texto que recuerda a todos los fieles que han confiado en el Señor y en su Misericordia, esperando el día de la Resurrección Gloriosa.

Se completa el texto con una inscripción en latín que expresa la alabanza a Dios y a su bendita Madre, María Stma. de la Palma, Reina de los Mártires. Finalizando con el año en el que este azulejo ha sido inaugurado, el Año de la Encarnación del Señor 2016.

El retablo está instalado sobre una estructura metálica diseñada y ejecutada por el hermano, Juan Martínez Díaz, al que agradecemos su esfuerzo y dedicación durante estos últimos días, así como agradecemos también la labor desarrollada por otros hermanos que han colaborado en la instalación de este azulejo.

La Hermandad desea expresar su especial gratitud a la Concejalía de Medio Ambiente del Excmo. Ayuntamiento de Valdepeñas, en la persona de Dª. Amparo Crespo, por su total disponibilidad hacia este proyecto de la Hermandad. Así como a los trabajadores del cementerio, por su colaboración y disposición para hacer posible este recuerdo artístico que estará situado en este Patio dedicado al Stmo. Cristo de la Misericordia, a pocos metros de la entrada principal".

El azulejo fue descubierto por el Párroco y Consiliario de la Hermandad, D. Emilio Jesús Montes Romero. No se pudo contar con la presencia de la Concejal de Medio Ambiente, Dª. Amparo Crespo, por motivos de salud.

D. Emilio realizó también la bendición del azulejo y se elevó una oración por los fieles difuntos.

Inauguración azulejo cementerio (3)_ad