AGENDA

Los Costaleros de Pata Negra celebran este sábado una conferencia bajo el título “Costalero y Capataz: devoción o afición”

Este sábado 31 de octubre a las 21:00 horas en el Salón de Actos de la D.O Valdepeñas, y como cierre a los actos  programados por la asociación, se celebrará la conferencia denominada “Costalero y Capataz: devoción o afición”, a cargo del capataz sevillano Antonio Santiago Muñoz.

Costaleros (Copiar)

Antonio Santiago Muñoz es médico de profesión y comenzó en el mundo del martillo y la trabajadera en 1978, a los 12 años, de la mano de su padre Manolo Santiago y junto al mítico Salvador Dorado “El Penitente”.

Actualmente, tiene a su cargo a mas de 1.500 costaleros en Semana Santa, saliendo él y su equipo de auxiliares desde el Viernes de Dolores al Domingo de Resurrección como capataz general en las cofradías sevillanas como La Misión, San José Obrero, Borriquita de Cantillana, La Paz, Penas de San Vicente, Estudiantes, Cristo de Burgos, Los Negritos, Virgen Macarena, Sagrada Mortaja, Santo Entierro de Dos Hermanas y Resucitado.

Es capataz de Gloria, entre otras hermandades, de la Pastora de Santa Marina, Mª Auxiliadora de la Trinidad, Asunción de Cantillana, Pilar de San Pedro y Reina de todos los Santos.

Antonio, también ha dado infinidad de conferencias en toda la geografía española participando en el Congreso Nacional “Pasión a hombros de Marchena”, además de ser ponente en diversas charlas sobre el mundo de “Las trabajaderas desde los costaleros antiguos y su evolución hasta la actualidad”, y sobre “El trabajo del costalero”. También destaca, en su larga trayectoria, su faceta de pregonero, donde en 2007 ofreció en la hermandad sevillana de San Esteban el pregón del costalero, en 2012 pregonó a la hermandad del Pilar de San Pedro de la misma ciudad, entre otros pregones de la provincia Sevilla.

Desde la Asociación “Costaleros de Pata Negra” invitan a todo el mundo a participar en esta interesante conferencia “que dará este gran capataz, conocedor como nadie del mundo de las trabajaderas y como no podía ser de otra manera gran amante de las cofradías, como buen cristiano que es”.