CULTURA

La Confianza acoge hasta el 10 de mayo una exposición con las pinturas de Miguel Ángel Bernal

El centro cultural La Confianza acoge hasta el próximo 10 de mayo una exposición de pinturas del artista Miguel Ángel Bernal, el cual se considera valdepeñero de adopción por haber sido alumno de Francisco Nieva, compañero de Óscar García Benedí y admirador de la obra de Gregorio Prieto.

La exposición fue inaugurada por el concejal de Cultura, Comercio y Turismo, Manuel López Rodríguez, quien destacó que una obra de arte "ha de tener un discurso y una técnica que nos haga entender lo que el pintor dice". Algo así ocurre con la obra de Bernal, el cual "ha elegido al hombre para mostrarlo tal como el, con sus miserias y grandezas".

Así, a lo largo de su trayectoria artística, Miguel Ángel Bernal ha ido variando los estilos, las técnicas, los materiales y las texturas utilizadas en sus obras pero siempre han contado con un denominador común, según explicó el edil de Cultura, "la investigación artística y la comunicación con el espectador".

"Sus obras nunca llegan a abandonar la figuración pero su desfigurada realidad llega en algunos momentos a acercarse al expresionismo, como forma de reivindicación del ser humano frente a esta sociedad consumista y deshumanizada que nos ha tocado vivir”, apuntó López Rodríguez, quien también hizo una mención a los numerosos símbolos, leyendas y metáforas que Bernal utiliza en sus obras "para mostrarnos nuestros sentimientos más íntimos".

Por su parte, Miguel Ángel Bernal explicó que en sus obras el color es "muy llamativo", ya que utiliza la simbología del color siguiendo las consignas de Freud y Jung, quienes decían que el color "expresa una serie de cosas para el ser humano; es un lenguaje que no vemos pero que entendemos".

Igualmente, Bernal puntualizó que en muchas de sus obras se ve el lienzo a propósito para tratar de establecer un túnel temporal y así mostrar todas las fases por las que pasa un cuadro. Finalmente, el artista también añadió que en la mayoría de los cuadros de la exposición hay otro cuadro dentro, algo que ya practicaban los mayas en su arte.