DEPORTES

El Polideportivo Virgen de la Cabeza ve mejoradas sus instalaciones con una nueva red de gas y la ampliación de vestuarios

El Ayuntamiento de Valdepeñas ha realizado mejoras en el Polideportivo "Virgen de la Cabeza" con una nueva red de gas y la ampliación de vestuarios. Estos están situados en el edificio de la Antigua Enológica. Se trata de una obra realizada con dos talleres de empleo y que ha supuesto un total de 215.000 euros, aportados por la Junta de Comunidades, la Diputación y el Consistorio.

 

Paton y alcorocho 2 (Copiar)

El concejal de Deportes, José Manuel Patón y el de Obras, Manuel Martínez López-Alcorocho visitaban en la tarde de ayer, con los medios de comunicación, las nuevas instalaciones de las que dijeron que "eran necesarias debido al volumen de actividades deportivas que se realizan en este complejo deportivo, construyendo así nuevos vestuarios".

Según Patón, el gas también era necesario puesto que el incremento de los distintos eventos deportivos "ha hecho que nos replanteemos la instalación y que donde antes teníamos cuatro duchas, ahora tiene que haber ocho y donde había acumuladores electrícos ahora tenemos calderas de gas, porque no se daba abasto para eventos como la Media Maratón, el Ducross, entre otros".

Así, se han ampliados duchas en el edificio de la Antigua Enológica y el gas en los vestuarios de los campos de fútbol para evitar la falta de abastecimiento de agua caliente. En este sentido, el concejal de Deportes ha recordado que la Ciudad Deportiva "Virgen de la Cabeza" dispone de 90 duchas, de ellas 7 están habilitadas para discapacitados y 12 aseos para este colectivo, además existen cerca de 100 lavabos convencionales, lo que hace que "tengamos un complejo deportivo adaptado a las necesidades de hoy", añadió Patón, quién también insistió en que "estos servicios solo se abrirán dependiendo del número de deportistas que se reúnan en las instalaciones y para cubrir esa demanda".

Por su parte, el concejal de Obras y Urbanismo, Manuel Martínez López-Alcorocho, recordó que se trata de una obra que se inició a finales de la legislatura pasada y "no me duelen prendas decir que o el tiempo o los recursos. Comenzamos recuperando un bien patrimonial e hicimos un proyecto al que le siguió un taller de empleo en el que trabajaron entorno a unas 25 personas, entre albañiles y electricistas. Tras un parón, se volvió a iniciar la obra con otro taller de empleo y terminamos todos los exteriores y los acabados que faltaban en el interior".

La inversión ha costado entorno a 215.000 euros, de los cuales 80.000 procedían de la Junta de Comunidades, 50.000 de la Diputación y 85.000 del Ayuntamiento. Para Martínez "ha merecido la pena el tiempo que hemos tenido que esperar y el aprovechamiento de recursos que hemos hecho".