EDUCACIÓN

En el cuerpo sano espíritu sano: colegio Jesús Castillo centra su semana cultural en la salud y las emociones

Charla_chuches_VS_fruta (Copiar)
Charla sobre chuches en el colegio Jesús Castillo de Valdepeñas

Cuando oímos la palabra cultura lo primero con que la asociamos es con las artes, las tradiciones, la historia, los buenos modales… Todos estos temas son importantes para formar la cultura de una persona y la sociedad. Pero aún más importante es estar sano y feliz, tener hábitos de una vida saludable y activa, para poder desarrollar la personalidad de cada uno plenamente. Para educar hábitos positivos en sus alumnos el colegio Jesús Castillo, junto con el Ayuntamiento de Valdepeñas, organizó la semana cultural con el tema de “La salud y las emociones”.

Desafortunadamente, Valdepeñas se hizo famosa en la provincia por obtener “plata” en el pódium de las localidades con más obesidad infantil. Y no se trata de solo de Ciudad Real, sino de toda Castilla la Mancha… Si la media de la obesidad infantil por la provincia se sitúa a nivel del 10%, en Valdepeñas es del 12,2% (“el oro” en esta competición triste lo tiene Hellín con sus preocupantes 14,7%). El estudio de la Sociedad española de Pediatría de 2017 (sus datos se basan en el análisis de 251.000 niños menores de 15 años) desveló la aterrorizante realidad - ¡el 30% de los pequeños manchegos tiene exceso de peso!

La alarma de los médicos llegó a las instituciones locales que apostaron por la propaganda de la vida saludable en los colegios donde los niños pasan buena parte de su tiempo. El enfoque de los hábitos saludables se centró en la nutrición, la alimentación sana, la actividad física y las buenas tradiciones gastronómicas como la dieta mediterránea.

El colegio Jesús Castillo llevó al cabo una semana llena de talleres, charlas, juegos y excursiones que intentaron  despertar o profundizar el interés de los alumnos en su salud física y estado anímico.

Todos los maestros y maestras asumen la responsabilidad del colegio en la difícil tarea de educar en los niños hábitos saludables. El director, Pedro Jesús Jaramillo, subraya la importancia de la educación en temas de salud y que ésta comienza en la familia: “Hay que empezar a educar desde pequeños. La alimentación, la actividad física, el hábito de mantenerse sano no solo físicamente, sino intelectual- y emocionalmente – son temas que se deben trabajar en la edad temprana. Hay unos aspectos que se trabajan en los cursos superiores de primaria (en cuanto a los tipos de los alimentos, pirámide alimenticia, nutrición, etc.). Con los niños de 3, 4, 5 años trabajamos el cambio de hábitos – consumo de fruta sobre todo. Alimentación sana y equilibrada de 3-4 tomas al día, el sueño y emociones (alegría, cariño, ternura,… Todos estos aspectos relacionados con los hábitos saludables se deben trabajar, educar y desarrollar, desde las edades más tempranas”.

Según el maestro, que ejerce su profesión más de 30 años, en los niños actuales hay un cambio sustancial: “No solo en los hábitos nutricionales, sino en la actividad física. Los índices de la obesidad infantil se dispararon los últimos diez años. ¿Por qué? Porque se ha cambiado la forma de relacionarnos y de entender nuestro entorno: ahora vemos a los niños sentados y jugando con “la Play” o chateando con el móvil”. En este contexto Pedro aconseja a los padres eliminar de la dieta de sus hijos la bollería industrial y los productos que contienen azúcares añadidos. Le preocupa tanto la tendencia a la obesidad infantil como el aumento del número de los niños diabéticos, que se debe al alto nivel del consumo de los azúcares.

Para explicar a los más pequeños los peligros de las chuches y la bollería industrial la técnico de la salud pública María José García Egido visitó el colegio. Expuso una presentación visual y un cuento de hadas moderno para motivar a los niños a probar y consumir fruta. Con cada página de la presentación María José interactuaba con los pequeños preguntándoles su opinión sobre las imágenes que veían: ¿Qué os parece? ¿Os gusta? ¿Pensáis que es bueno? ¿Qué es lo que hay que hacer? Los niños de infantil se mostraron expertos en los peligros que traen las chuches, gritaban: “¡Si comes muchas se te caerán los dientes! ¡Si comes chuches estarás como una moto! ¡No las comas – te dolerá la barriga!” Pero a su vez, con su propia ingenuidad, los niños confiesan cuánto les gustan los dulces… La fruta también, pero menos; los zumos naturales también, pero menos que los batidos azucarados etc.

Charla_chuches_VS_fruta_1 (Copiar)

Los pequeños demuestran el gran papel de los padres que les guían por la vida: de nuestras pequeñas decisiones (qué dar para desayunar, qué para merendar, dejar que gasten los ahorros de la hucha en chuches, sacar al niño al parque, llevarlo a la piscina etc.) depende la salud de niños. El director del colegio Jesús Castillo alarma que cada vez más niños vienen al colegio sin desayunar, apenas toman un vaso de leche o zumo antes de empezar las clases. Y los productos que consumen los niños a la hora del segundo desayuno y merienda a menudo contienen bollería, bebidas azucaradas, productos sintetizados, etc.

Pedro Jesús Jaramillo Santos acentúa nuestra atención en que la alimentación equilibrada es solo una parte de lo que forma parte de una vida saludable: “Los niños tienen que moverse, eso va a influir en su desarrollo psicomotor”. El colegio hizo su propio estudio que demostró que tan sólo 35% de los alumnos de la primaria hacen actividad física de manera habitual y 10% no hacen ninguna actividad física (¡qué coincidencia, los mismos 10% de la obesidad infantil!).

El maestro de Educación Física entiende que la vida laboral de los padres no les permite hacer muchas actividades por semana, pero propone aprovechar el tiempo de los fines de semana para el ocio activo: “Salir, pasear, montar la bicicleta… No hace falta correr cinco horas – solo una actividad sencilla, habitual como ir al parque, por ejemplo”. Y como alternativa a los desayunos industriales, Pedro propone que los padres preparen para sus hijos “los bocadillos de toda la vida y, sobre todo, mucha fruta”.  

Entre la salud física no olvidemos sobre la salud mental, basada en las emociones positivas, la sensación de seguridad y la felicidad. Para guiar a sus alumnos en la búsqueda del equilibrio emocional el colegio Jesús Castillo organizó unos talleres de yoga, mindfulness, dramatización y múltiples talleres de musicoterapia.

El colegio tiene un papel muy importante en la formación de los hábitos de sus alumnos, es cierto. Los mismos niños lo demuestran siguiendo a sus profesores favoritos, atreviéndose con las experiencias nuevas con sus compañeros de clase, trayendo a casa las ideas que les engancharon en aula y patio. La propaganda de la vida saludable tiene mucho efecto, especialmente cuando está acompañada por una parte interesante como son juegos, actividades, excursiones etc. y la parte práctica – no solo escuchar las charlas sobre el provecho de la fruta sino comerla. Por cierto, en el Jesús Castillo empezaron con el programa de consumo de fruta ecológica para todos los alumnos a partir de abril.

Con las iniciativas que se llevaron al cabo durante esta semana cultural el colegio junto con el Ayuntamiento de Valdepeñas quieren enfocar la atención de los padres en que la salud de nuestros hijos sea la prioridad día a día. Aprovechando la infraestructura de deporte y ocio que propone la ciudad, teniendo apoyo de las instituciones educativas, podemos mantener a nuestros hijos lejos de las tristes estadísticas de la obesidad y simplemente qué sean activos y felices.