OCIO Y TIEMPO LIBRE

Ana Mª Moya: “La mejor protección para el consumidor es la información, que conozcan sus derechos, que pregunten y pidan la factura”

Llega la Navidad, época de consumo, mucho gasto, y nosotros hemos querido que expertos en este tema nos den consejos para nuestros lectores, con el objetivo de haceros la vida más fácil a la hora de comprar y consumir, sobre todo también de devolver los regalos. Para ello hemos hablado con Ana Mª Moya Jiménez, directora de la Oficina de Consumo de Valdepeñas (OMIC).

ANA. OMIC (Copiar)

¿Se va a gastar más este año en cosas necesarias que en cosas innecesarias?

Pues yo creo que sí, ten en cuenta que hay familias con problemas económicos que procurarán comprar lo necesario, regalos útiles. Además, hay que ser sensatos a la hora de gastar, pero todos, no solo los que tengan problemas económicos.

¿Qué recomendaciones dais desde la OMIC de cara a estas fechas?

Lo primero es hacer un presupuesto y una lista con lo que necesitamos comprar para no pasarnos, comprar cosas necesarias, no utilizar en exceso las tarjetas de crédito, con esto hay que tener mucho cuidado porque luego esos cargos los pasan a la cuenta. También hay que pedir los tickets de compra por si hubiera algún problema que podamos hacer uso de esa garantía que tienen los artículos que compramos.

¿En cuanto a las devoluciones típicas posteriores?

En los días posteriores a la Navidad suele haber muchas consultas porque nos han hecho un regalo que no nos gusta y hay que devolverlo, para esto antes de comprar hay que saber que política lleva el establecimiento en cuestión sobre devoluciones.

Hablamos de juguetes ¿Qué consejos das en este tema tan serio, tanto a los Reyes Magos como a Papá Noel?

En primer lugar, que se fijen mucho en el etiquetado de juguetes, de los materiales que está hecho y lo más importante del etiquetado es fijarnos que sea para la edad recomendada, porque un juguete para niños de 10 años se lo das a un niño menor de 36 meses y es peligroso, puede tener piezas pequeñas. El juguete debe ser adecuado a la edad del niño, hay que comprar en tiendas de confianza, seguir cuidadosamente las instrucciones de montaje. Una vez que ya tenemos los juguetes en casa, lo que haya que desechar que se recicle, pero con cualquier artículo que compremos también. Los juguetes para niños menores de 36 meses deben examinarse continuamente por el desgaste que puedan sufrir. Hay que enseñar a los niños a guardar los juguetes para evitar accidentes. También es importante que si los padres al ver el juguete notan que no es seguro lo comuniquen al fabricante y a las autoridades de consumo. Hay muchos productos a la venta y tanto el Ministerio de Sanidad como las comunidades autónomas tienen unos mecanismos para hacer una serie de toma de muestras, de lo que pueda ser inseguro, para retirarlos de la venta.

¿Hacéis más inspecciones en Navidad que en otras épocas del año?

Normalmente se hace de cara a la Navidad una campaña y si que miramos etiquetado de juguetes, artículos propios de estas fechas, como son los decorativos. Igualmente, está el sistema de redes de alerta y una vez que conocemos los artículos incluidos en esa red, lo que hacemos es buscarlos para asegurarnos que no estén en los establecimientos. La red de alerta también se comunica a los fabricantes y establecimientos, y habitualmente cuando vamos a ellos ya no tienen esos productos.

¿Cuáles son los casos más llamativos que se dan a lo largo del año en la Oficina de Consumo?

Este año hay muchas reclamaciones de electricidad, sobre todo de cartas que envían las compañías eléctricas a los usuarios diciendo que los contadores no han funcionado bien en un periodo de tiempo, y ¿qué pasa? pues que si no ha funcionado bien, cuando cambian el contador le hacen una estimación aproximada y nos hemos encontrado con facturas de 8.000 euros.  Otro caso llamativo que te puedo contar es el de un señor que había llamado a un servicio técnico para reparar una caldera y cuando le pasaron la factura, que era elevada, constaba un trabajo que él no había solicitado, hicimos la reclamación y la respuesta fue que si él y su mujer estaban en paro les hacían el 50% de descuento.  Nuestra recomendación es que se pida antes un presupuesto. La mejor protección para el consumidor es la información, que conozcan sus derechos, que pregunten y pidan la factura.

¿Los consumidores también vienen con el tema de bancos?

El tema de los bancos también es muy amplio, sobre todo por el programa que puso en marcha el Ayuntamiento de las cláusulas suelo que aquí tramitamos, pero que lo llevan los abogados. Este año hemos recogido unas 200 escrituras de préstamo hipotecario que cumplían los requisitos, pero en total se recibieron unas 400. El cobro de comisiones por parte de los bancos también se reclaman en nuestra oficina y es muy elevado, el año pasado había 532 reclamaciones y este año se ha elevado a 555.

¿En cuanto a la alimentación?

Pues hay que diseñar con tiempo los menús y adquirir los productos con antelación para que no nos cuesten más caros, tener en cuenta la cadena de frío en cuanto a los productos congelados, comparar precios y ver que en muchas tiendas hay ofertas puntuales o marcas blancas cuyo precio es bastante inferior al de las más conocidas.