OCIO Y TIEMPO LIBRE

El juego libre en los niños tema central de la última reunión del Grupo de Crianza de Valdepeñas

Ayer viernes por la tarde se celebraba en el Centro de Yoga Surya de Valdepeñas la quinta reunión del Grupo de Crianza de la localidad, donde se trató el tema “El juego libre en los niños” a cargo de la matrona Carmen Martín.

IMGP6761---- (Copiar)

Escuchar las necesidades de los padres y el tema propuesto en cada reunión son los objetivos de las reuniones que lleva a cabo el Grupo de Crianza de Valdepeñas y que esta semana ha ido dirigido a la necesidad de naturaleza, movimiento y juego libre en los niños: “Esto se refiere a la actividad espontánea de los niños, ese juego que sale de dentro del niño hacia fuera y en el que no hay un adulto dirigiendo la actividad y diciéndole cómo hacerlo. Los niños inventan su historia y juegan con quién tienen al lado, imaginan, fantasean, suben, bajan, se esconden, algo que hemos hecho todos de pequeños”, explicó la matrona Carmen Martín, quién también recordó como existen estudios que demuestran que los juegos libres están desapareciendo.

En este sentido incidió en la necesidad de dejar al niño jugar de forma libre puesto que “son juegos necesarios para desarrollar su creatividad y más ahora que disponen de poco tiempo para jugar y cuando lo hacen es de forma dirigida”.

El juego libre es algo innato en los niños y surge desde que comienza a experimentar y a separarse de la madre. Se puede dar dentro y fuera del hogar y en este último caso hay que adaptar la casa a las necesidades del niño o niña.

“Jugar en casa de forma libre está muy bien pero hay que adaptar ese entorno para que todo lo que esté a su alcance lo pueda tocar, es decir, los jarrones de China hay que quitarlos, aunque también hay que decirles que hay límites y cosas que no se pueden tocar, como ya explicamos en otras de nuestras reuniones”, apuntó Martín.

La realidad de hoy en día, explica esta experta, es que los niños pasan muchas horas delante de la televisión o en actividades extraescolares e incluso con muchos deberes y poco tiempo en la naturaleza “y esto antes o después pasará una factura que acusarán los niños. Los padres tenemos que darnos cuenta de donde estamos, a pesar que el tiempo y las posibilidades influyen mucho en este sentido. Debemos ir al parque con los niños y darnos cuenta de donde estamos y cuáles son las necesidades que tienen, porque ellos siguen necesitando las mismas cosas siempre”.

Asimismo se habló de cómo las posibilidades de los padres van cambiando lo que implica la dificultad de adaptar a los niños al ritmo del adulto, máxime cuando los pequeños necesitan moverse y jugar de forma libre, algo que choca con las preguntas de ¿Cuánto les dejamos moverse? Y ¿Cuánta parte de nuestros miedos nos impide dejarlos libres?. En conclusión, los niños necesitan explorar el mundo que les rodea a través de la imaginación y el juego libre, algo que les motiva y desarrolla su capacidad para aprender.