OCIO Y TIEMPO LIBRE

Omar Torres Martínez: “Este belén es un homenaje a mi abuelo y lo hago con mucho cariño y recuerdo hacia él”

La tradición de los belenes en Navidad es algo que se mantiene a través de los años y que en muchos casos va pasando de generación en generación en las familias cristianas. 

20141230_140622 (Copiar)

Es el caso de Omar Torres Martínez, un joven valdepeñero de 23 años que comenzó montando el belén desde pequeño con su abuelo y hoy continúa ese legado, siendo uno de los que más se visita en Valdepeñas. Además, este año ha ganado el cuarto premio en el concurso municipal de Belenes. En advaldepeñas, le hemos entrevistado.

¿Cuántos años llevas montando el belén?

Desde que tenía 7 años y tengo 23, pues 16 años. Comencé montándolo con mi abuelo Jesús en su casa y con mi padre. Era un honor cada año poner el belén. Mi abuelo ya murió, y hoy es como un homenaje a él. Lo hago con mucho cariño y mucho recuerdo.

¿Es siempre igual o lo vas innovando?

Cada año lo voy haciendo diferente, intento cambiar la estructura. El año pasado lo puse contra la pared y ahora lo he hecho en modo isla, quien viene a verlo lo hace bordeándolo y así ve con más detalle las diferentes partes que tiene.

Otra novedad es que se puede ver desde la calle, la gente se asoma a través de la ventana y gracias a la disposición que tiene se aprecia todo, pero por la noche es más visible por las luces.

Has quedado en cuarto lugar en el concurso municipal ¿Te has presentado más veces?

Comencé montando el belén sin presentarme a concurso y a medida que iba ganando un poco más de espacio y experiencia decidí presentarlo a concurso. El año pasado me quedé en segundo lugar y este año en cuarto.

¿Qué es lo que has hecho a mano?

A mano está hecho lo que es la estructura, el montaje, la distribución de los corchos, las montañas. Las casas y las figuras son compradas. El musgo lo compro en una floristería y los materiales naturales, como los corchos y troncos son cogidos del campo, concretamente de Despeñaperros, donde tengo familia y me lo consiguen.

¿Qué se puede ver en el belén?

Misterios como la petición de posada, cuando San José va con Maria y pide posada, la Anunciación del Ángel a los pastores en la zona del campo, el nacimiento, la huida a Egipto, que está en la zona del desierto y los Santos Inocentes. Todos los años  me gusta estrenar algo, este año han sido los farolillos que se iluminan cuando llega la noche, porque en este belén se hace de día y de noche. El carro de la carnicería también es nuevo, las sillas de enea que están en la taberna y el nacimiento que también es nuevo.

La estructura es lo que más sorprende porque es un giro total, es como una isla y para ver el belén completo hay que bordearlo. También dispone de un generador de niebla. En este belén cada detalle cuenta.

¿Cuánto tiempo tardas en montarlo?

Todo el mes de noviembre, cada día le dedico una o dos horas, y así hasta que llega el 1 de diciembre y ya está terminado.

¿Ha venido mucha gente a verlo?

Sí, todos los días viene alguien: amigos, conocidos, familiares y también gente de fuera, puesto que como participas en el concurso municipal, estamos incluidos en las hojas que tiene el Ayuntamiento para hacer el recorrido de los belenes. Hacer este belén es, además de disfrute personal, para mostrarlo a la gente.

Está dividido en varias partes que están bien diferenciadas a la hora de verlo ¿Explícanos cuáles son?

El belén tiene dos partes principales, que las separa el rio: el pueblo de belén y las labores del campo, los pastores trabajando, el lavadero, la huerta, los corrales, el pesebre, que lo puse en la parte más retirada del pueblo porque como dice la Biblia era una cuadra de animales, un pesebre. Y al fondo, el misterio de la huida a Egipto.

¿Qué supone para ti este belén?

Tengo fuertes raíces religiosas y el hecho de celebrar y conmemorar el nacimiento de Jesús, el hijo de Dios, supone algo grande, vivirlo de una manera muy especial. Además de la tradición familiar de poner el belén, esto tiene su trasfondo religioso y de fe.