OCIO

Luis Carlos Ramírez: “Con Valdepeñas siempre he tenido una sensación de cercanía y una relación de amistad y familiar, con mis padres, hermanos y demás familia, que te hace mantener vivas las raíces”

Este domingo 2 de agosto, a las 12:30 horas en el Museo del Vino, el periodista valdepeñero Luis Carlos Ramírez será el protagonista del Reencuentro con el Valdepeñero Ausente, que el Semanario Jaraiz organiza por cuarto año consecutivo, con motivo de la Feria de Agosto. A sus 61 años y tras haber salido de la Ciudad del Vino con 17, en advaldepeñas hemos querido recordar con él su infancia y juventud en esta ciudad, pero también sus vivencias fuera de ella como Periodista Parlamentario.

- ¿Qué te ha parecido ser este año el protagonista del Reencuentro con el Valdepeñero Ausente?

No me lo esperaba, quizá por no haberme sentido ausente de  la ciudad de la que salí con 17 años para completar mi formación. En los años 70 no había universidades ni facultades en cada capital o gran ciudad como ahora.  Con Valdepeñas siempre he tenido una sensación de cercanía y una relación de amistad y familiar, con  mis padres, hermanos  y demás familia, que te hace mantener vivas las raíces.

Agradezco la deferencia de ser modesto protagonista en mi propia tierra aunque las ausencias de nuestra generación fueran voluntarias y no forzadas, como ocurre hoy por razones económicas, laborales o sociales. Algo imperdonable en un país con enormes desigualdades que en lugar de aprovechar el talento y la inteligencia o la mano de obra induce a los jóvenes a la expatriación en pleno siglo XXI.

Algo no va bien cuando los licenciados mejor preparados de la historia se tienen que marchar de su propio país. Afortunadamente, no se van con la maleta de cartón del franquismo, que han cambiado por un IPad y dos carreras universitarias, pero están condenados a un trabajo basura que los alemanes llaman pomposamente ‘Mini-Job’ por 400 euros. Ninguna persona sensata puede creer que nuestros jóvenes sobrevivan así.

- ¿Visitas Valdepeñas con frecuencia? ¿Qué te parece la ciudad y cómo ha cambiado en los últimos años?

Claro que la visito, la familiaridad de los pueblos y ciudades sigue siendo algo especial. En Valdepeñas se sigue  haciendo la vida en la calle como buen pueblo mediterráneo, donde la amistad y la buena relación esta por encima de todo.

La modernización de la ciudad desde la restauración de la democracia ha sido espectacular, con mejores servicios, dotaciones, zonas verdes o museos. Siempre se puede hacer más pero las mejoras no caen del cielo, si no de nuestros impuestos, que  no se olvide. Solo le pido a los regidores municipales más espacios verdes en el centro urbano,  muchos más arboles en un lugar tórrido en verano como Valdepeñas y mas fuentes, que alegran el espíritu y refrescan la ciudad.

- ¿Qué recuerdos guardas de tu infancia aquí?

Sobre todo del sosiego que producía jugar a la pelota en cualquier calle sin apenas coches. O caminar por Valdepeñas e ir en la bicicleta de  mi padre sin ninguna prisa.  Otros recuerdos que nunca se borraran de mi memoria son el olor de la vendimia, la costumbre de encalar las paredes y echar los primeros cigarrillos en los dos cines de verano de entonces, el Cervantes –frente a mi casa de la calle Juan Alcaide- o el cine Parque.  Tampoco podré olvidar las carrozas que realizó mi padre, con Casildo López y un grupo de cualificados trabajadores, durante veinte años para las fiestas del Vino de la ciudad y el concurso que ganaba una y otra vez en el desfile de todos los pueblos de la provincia en Ciudad Real. 

- ¿Por qué te hiciste Periodista?

Siempre ha tenido una gran curiosidad por todo lo que ocurría en el mundo. Mi padre era un gran oyente de la radio. El asesinato de Kennedy cuando yo tenía solo 9 años fue una noticia que me impactó. El interés por saber un poco más de las cosas y contarlas fue en aumento, así que decidí irme a Madrid e ingresar en  la Facultad de Ciencias de la Información  de cuya primera promoción de Periodismo forme parte.

Comencé a trabajar el mismo año de los asesinatos del Almirante Carrero Blanco, -destinado a suceder a Franco-, y del presidente chileno Salvador Allende a manos de otro dictador como Pinochet. Fue un comienzo frenético y más que histórico en dos medios en los que aprendí lo que era la profesión: el diario Informaciones, antecesor de lo que hoy es El País, y en la emisora la Voz de Madrid. Después ingrese en Radio Televisión Española. 

- Tu experiencia ha sido sobretodo como Periodista Parlamentario, ¿Qué políticos o que hechos políticos te han marcado más en tu vida profesional?

Nunca me arrepentiré de haber elegido el oficio de contar lo que ocurre a nuestro alrededor de manera clara y convincente. La maravillosa actividad del periodismo me ha permitido viajar y conocer a lo largo de mi vida a mucha gente cabal, a ciudadanos anónimos de toda clase y condición que siguen haciendo el bien sin el oropel de la notoriedad.

El periodismo parlamentario me ha permitido relacionarme y ser testigo de la transformación política y social de este país. He conocido a todos los presidentes de la democracia, especialmente a Adolfo Suárez, un ejemplo de sencillez y sensibilidad, que por cierto no consiguió hacerme adepto del mus. También he  tratado a otros políticos honestos, jueces, científicos, economistas, financieros, astronautas, investigadores, pensadores o incluso premios nobel, aunque no todos ellos tuvieran la misma conducta moral y hayan acabado enfangados por la corrupción.

Con Felipe González se impulso la verdadera modernización de España cuando no había autonomías, ni autopistas, ni universidades en cada comunidad, ni siquiera  televisiones privadas. Aznar extendió los Aves y la moda de ubicar aeropuertos en cada capital, mientras que Zapatero realizó sobre todo una gran política de igualdad social.

- Tras más de 40 años ejerciendo de Periodista, ¿con qué te quedas?

Me quedo con la parte positiva de la profesión, la de contar la realidad para que la entienda el lector, el  oyente o telespectador con un periodismo que debe ser el contrapunto de poder, de la mentira y la ocultación. Uno de los padres de la Constitución americana, Tomas Jefferson, llego a decir que prefería periódicos sin democracia a la democracia sin medios. Hoy habría que matizarlo, porque el intento de toda dictadura o de las falsas democracias (como la de Putin, Venezuela, etc) es cercenar la libertad de las personas y de información.

Los periodistas y los propios medios de comunicación tampoco somos unos santos. Algunos extorsionan, mienten, tergiversan y ofrecen productos tóxicos a la sociedad. La zafiedad y la telebasura son un ejemplo de ello.  

- ¿Cómo ves la evolución del Periodismo y su situación actual?

A pesar de la crisis hay más periódicos que cualquier tiempo pasado. La revolución digital ha generado una explosión de medios importante y mayor competencia. La cara oculta de esta realidad es la precariedad, los sueldos y las condiciones de trabajo de los jóvenes que comienzan que afecta más que otras profesiones.  Aunque los periódicos de papel seguirán imprimiéndose el consumidor de información tiende a utilizar masivamente internet y las redes sociales. Hoy, los ciudadanos están mejor informados que nunca.

- ¿Qué consejos daría a los futuros periodistas y qué cualidades ha de tener un buenprofesional de la información?

Como todo en la vida, es cuestión de formarse,  aprender y adquirir experiencia. Todos empezamos así. Cuanta más práctica, mejores comunicadores habrá, aunque en un mundo globalizado como el actual la especialización es más que conveniente para saber de que se informa. Hay que tener paciencia y  equivocarse para mejorar.  

- Hoy en día, ¿el periodista es totalmente libre o tiene límites?

Todos periodistas somos libres en potencia, pobre del que se venda por dinero o por intereses ideológicos. El problema son las empresas, los editores y los dueños del negocio que tienen sus intereses no solo comerciales y, además de hacer caja, les gusta influir y ‘dar doctrina’ política y moral. Un periodista sin ética y que se pliegue a las directrices -que las hay, se lo aseguro- de un medio de comunicación, es un mercenario. Le daré un dato preocupante para la libre competencia: los dos grandes grupos de televisión en España, A3media y Mediaset, se reparten el 85% de la publicidad y… el 60% de la audiencia.     

- ¿Cuáles son para ti las ventajas y desventajas de esta profesión?

El periodismo ha sido y seguirá siendo necesario en todos los momentos de la historia. En dictadura o en democracia seguirá dando fe de la verdad, complementada por todos los medios que haya al alcance. Las desventajas hoy son la precariedad, los bajos sueldos que nadan tienen que ver con las estrellas o los predicadores de televisión, además de los riesgos para quienes informan de las guerras, las hambrunas o la vergonzosa realidad de la emigración, cuya primera víctima, además de quienes mueren, es la propia verdad.    

LCR (Copiar)CONGRESO-NOV-1988-PILAR-MIRO-D.G.RTVE-COMPARECE-EXPLICAR-ESCAND (Copiar)B-CONGRESO-1993-CON-FELIPE-GONZALEZ-PTE-GOBIERNO-TRAS-DEBATE-ESTADO-NACION-LUIS-CARLOS-RAMIREZ-2 (Copiar)ADOLFO-SUAREZ-CON-LUIS-CARLOS-1998-CONGRESO-EN-LA-PRESENTACION-libro-SOBRE-JUAN-MARI-BANDRES (Copiar)2013-CONGRESO-JORNADA-SOBRE-LA-TRANSICION-ALFONSO-GUERRA,-MIQUEL-ROCA-Y-RODOLFO-MARTIN-VILLA (Copiar)