PROVINCIA

La agrupación socialista criptanense poco sorprendida "con que el Señor Olivares se encuentre muy cómodo entre los miembros del equipo de gobierno"

La agrupación socialista de Campo de Criptana manifiesta no haberse sentido sorprendida por la incorporación de un componente de UPyD al equipo de gobierno del PP, como tercer teniente de alcalde.

 "Algo esperado", dicen los socialistas de la localidad ciudadrealeña, que prosiguen que solo viene a certificar "el seguidismo y servilismo" que desde el portavoz de UPyD se ha practicado desde hace un año, ya que según los mismos "el Señor Agustín Olivares se ha encontrado muy cómodo entre los miembros del equipo de gobierno".

Una cuestión que vendría enmarcada, según explican, en "un incumplimiento demostrable" del acuerdo firmado entre UPyD y el PP, con el que este último obtuvo la alcaldía del municipio. Situación que dicen podría haberse evitado si el Sr. Olivares hubiera cumplido su palabra, ya que afirman "es experto en traicionarla y también a sus votantes".

Y es que, como explican desde el grupo socialista criptanense, el tercer teniente de alcalde no quiso formar parte de un posible gobierno progresista con el PSOE porque sus casi 800 votantes le indicaban que tenían que estar en la oposición. Una situación curiosa, manifiestan los socialistas,  ya que ahora, con algo más de 30 votos "ha considerado que debe estar en el gobierno". Y le critican que después de haber "sido víctima" de las actitudes y formas del PP, ahora las consienta hacia los portavoces de IU-Ganemos y el PSOE.

Así ocurrió, explican los socialistas, en el pasado pleno cuando al plantear una serie de preguntas sobre la gestión de la Junta de Comunidades, "el alcalde llegó a rozar la rabieta infantil porque debe ser que sigue creyendo que es delegado de la Junta". Demostrando, "incapacidad para gestionar el ayuntamiento de Campo de Criptana", manifiestan, y para cerrar proyectos como la Guardería Rural, que costará al municipio 40.000 euros, y que está todavía con cuestiones pendientes como quiénes serán los vigilantes, qué capacidad de retener tendrán o si llevarán armas, aspectos que "se plantearon con faltas de respeto y soberbia, de lo que fue cómplice el Sr. Olivares".