PROVINCIA

El Área Integrada de Alcázar mejora la asistencia sanitaria de los mayores ingresados en residencias

La Gerencia de Atención Integrada (GAI) de Alcázar de San Juan (Ciudad Real) ha puesto en marcha un proyecto que permite mejorar la calidad asistencial y de vida de los mayores ingresados en residencias, reducir el número de traslados que estos realizan al hospital y mejorar la adecuación farmacéutica de estos residentes.

Médico del SESCAM examina a usuario residencia Santa Marta (Copiar)

Se denomina REMAN y es un proyecto multidisciplinar en el que participan los Servicios de Geriatría, Farmacia, profesionales de los centros de salud y de las residencias. El proyecto comenzó en enero de 2015 en la Residencia Santa Marta de Alcázar de San Juan y está previsto extenderlo a todos los centros socio-sanitarios del área con más de 100 camas.

Consiste en la adecuación del tratamiento farmacológico de los ancianos institucionalizados mediante la dispensación de los medicamentos por el Servicio de Farmacia del Hospital, de manera conjunta y multidisciplinar. Para ello, intervienen el médico de familia, el farmacéutico de hospital y de Atención Primaria y el médico geriatra, quienes realizan una atención especializada en la propia residencia para conseguir la adecuación de la prescripción farmacéutica y la disminución de efectos adversos. Todo ello, coordinado de manera eficaz por el personal de enfermería de la residencia que actúa de enlace entre los distintos profesionales.

El proyecto REMAN consigue numerosas ventajas, tal y como ha demostrado el Servicio de Geriatría desde el año 2010 en tres residencias del área y mediante la dispensación de los medicamentos por el Servicio de Farmacia del Hospital en otras áreas sanitarias.

Atención sanitaria coordinada

Entre las ventajas, destacan la mejora en la calidad asistencial y en la calidad de vida de los ancianos institucionalizados mediante una atención sanitaria coordinada entre los médicos de Atención Primaria y Especializada, por el Servicio de Geriatría en la propia residencia.

Así mismo, se consigue una reducción de los traslados al hospital de los mayores a Consultas de distintas especialidades médicas mediante una atención más global y coordinada en la propia residencia por el geriatra, que por distintos especialistas en el Hospital.

Una atención especializada temprana, y con la posibilidad de administrar medicamentos hospitalarios en la propia residencia, también evita los traslados a urgencias e ingresos hospitalarios de esta población.

Con el proyecto REMAN además se consigue la mejora de la adecuación farmacéutica de los residentes, prestando especial atención aquellos medicamentos que resultan potencialmente inadecuados en este grupo de población; así como proporcionar atención farmacéutica a los pacientes en el ámbito residencial, cooperando con el médico de la residencia y de Atención Primaria, en el seguimiento clínico y farmacoterapéutico de estos pacientes.

Poder identificar y clasificar los problemas relacionados con los medicamentos (PRM), haciendo especial hincapié en la seguridad de los pacientes; y la reducción del gasto farmacéutico, con la dispensación individualizada desde el Servicio de Farmacia del hospital, son otros de los beneficios del proyecto REMAN.