PROVINCIA-LA SOLANA

Convivencia en el Centro Ocupacional, el ‘día sagrado’ de la Semana de la Capacidad

La XXX Semana de la Capacidad celebró este martes una de sus actividades más emblemáticas: la convivencia con familias y voluntariado. “Es un día sagrado para nosotros porque convivimos todos los que componemos el centro, familias, voluntarios, profesionales, y por supuesto los usuarios, encantados de encontrarse con toda la gente que les rodea cada día”, declaró a Radio Horizonte la directora del Centro Ocupacional ‘Virgen de Peñarroya’, Paqui Rivera.

Semana Capacidad convivencia (Copiar)

Charla-coloquio

Las instalaciones del propio centro albergaron este encuentro vespertino, que arrancó a las 5,30 de la tarde con una charla-coloquio titulada ‘Cómo intervenir de manera positiva ante los problemas de conducta’. La psicóloga residente María del Mar Rivera habló sobre un problema que las familias demandan mucho. “Tenemos un grupo de terapia grupal que nos reunimos cada mes y este día aprovechamos para que vengan más familias”, dijo. El objetivo último es afrontar los problemas de conducta de una manera más positiva, evitando o minimizando el impacto que esos problemas de conducta tienen en la convivencia familiar, tanto en casa como en la vida social fuera del hogar. María del Mar Rivera conoce bien las características psíquicas de cada usuario y habla mucho con sus familias en clave de prevención. “Cuando no hay problemas de conducta hay que enseñar las habilidades para evitar que aparezcan”.

Juegos y merienda

La tarde continuó con juegos y pruebas multisensoriales, a través de cinco talleres dedicados a los sentidos olfativo, gustativo, táctil, auditivo y rítmico. Los usuarios se sometieron a pruebas para identificar y discriminar lo que se trabajaba en cada momento. Aunque hace poco más de un mes se preguntó a los chicos, no se les dijo exactamente qué tipo de juegos serían, de modo que fue una sorpresa. “Este año queríamos romper un poco y sacar un objetivo claro trabajando el aspecto multisensorial”, declaró el profesor del centro Vicente Sánchez-Reseco.

El colofón fue una merienda de convivencia en el patio del centro, en la que todas las partes colaboran llevando comida y bebida. “Es un día que sirve de mucho porque se habla de todo, cosa que a veces echamos de menos”.