PROVINCIA

Los discapacitados marchan pidiendo respeto y dignidad

Varios colectivos y entidades locales se unieron para celebrar el Día Internacional de las Personas con Discapacidad a través de una jornada lúdica y reivindicativa. Una marcha silenciosa, una concentración en la Plaza Mayor y una comida compartida fueron los actos programados que contaron con la participación de todos los colegios de La Solana.

Día Discapacitado-marcha (Copiar)

La concejalía de Bienestar Social en colaboración con la Asociación “Alas de Papel”, el Centro Ocupacional “Virgen de Peñarroya”, el Club de Ocio “Reto”, el Centro de Atención Temprana, el Cadig “El Pilar”, y alumnos desde 3º a 6º de primaria de todos los centros escolares, fueron una voz al unísono para reivindicar los derechos de las personas con discapacidad.

A media mañana se dio el pistoletazo de salida a la marcha silenciosa, partiendo desde el Centro Ocupacional “Virgen de Peñarroya”. Usuarios de los colectivos mencionados, profesionales, escolares y público en general, secundaron el recorrido tras una gran pancarta en la que se podía leer: “Por los derechos de las personas con discapacidad, respeto y dignidad”. Otras personas se unieron a la comitiva a título particular, y entre ellas la concejala de bienestar social, Manoli González ó el alcalde solanero, Luís Díaz-Cacho, entre otras.

Pocos minutos después, llegaron a la Plaza Mayor, donde se unieron a otros escolares y público en general, que también compartieron su deseo de igualdad para todos, defendiendo los derechos de las personas con discapacidad. En ese momento, comenzó la segunda parte de la jornada, con el inflado de numerosos globos de colores. Todos los presentes, escribieron un mensaje en cada globo, reivindicando los derechos de los discapacitados, deseando un mundo más igualitario para todos. Algunos usuarios agradecieron públicamente el apoyo recibido, sintiéndose orgullosos de ser como son.

La directora del Centro Ocupacional “Virgen de Peñarroya”, Paqui Rivera, se mostró encantada con el apoyo social y la respuesta recibida, argumentando que merece la pena reivindicar los derechos de las personas con discapacidad. Habló de conseguir derechos, pero también de no perder los que ya se han ganado. En este sentido, indicó que ha mejorado la situación del centro que dirige, si bien aseguró que todavía no se ha regularizado la situación por completo.

La jornada finalizó con una comida compartida en la caseta municipal, para poner una parte lúdica a este día de reivindicación.