PROVINCIA

El encuentro del Resucitado y la Virgen en La Solana tuvo lugar dentro de Santa Catalina, sin lluvia de caramelos

La procesión que cierra la Semana Santa solanera, precedida del Encuentro entre el Resucitado y la Virgen de los Campanillos, no pudo salir a la calle debido a la intensa lluvia en toda la mañana del domingo.

La procesión que cierra la Semana Santa solanera, precedida del Encuentro entre el Resucitado y la Virgen de los Campanillos, no pudo salir a la calle debido a la intensa lluvia en toda la mañana del domingo.

A la una del mediodía llovía intensamente en la localidad, por lo que el Encuentro se celebró en el interior de la parroquia de Santa Catalina, colocándose la Virgen en un extremo del templo y el resucitado en otro, encontrándose en el centro de la nave y recibiendo un aplauso de los fieles presentes.

Lo que no hubo en esta ocasión fue la habitual lluvia de caramelos que se lanzan en la calle, tanto en el encuentro como en todo el recorrido, lanzados por los directivos de las cofradías, como tampoco hubo pasodobles de la Banda Municipal, tan sólo aplausos en el interior y mucha lluvia de agua en el exterior,  sin que existan datos de suspensión de esta procesión en la Semana Santa solanera.