PROVINCIA-LA SOLANA

La I Semana de San Sebastián se celebrará del 19 al 27 de enero

San Sebastián ermita (Copiar)
Ermita de San Sebastián en La Solana

Las fiestas en honor a San Sebastián con motivo de su onomástica darán este año un salto cualitativo y cuantitativo. La hermandad del patrón de la solanera barriada de El Santo ha organizado la I Semana de San Sebastián, ampliando los días de celebración e introduciendo importantes novedades.

Las actividades abarcan del 19 al 27 de enero y destaca la I Gala dedicada al santo, que pondrá el epílogo a la semana el sábado 27 de enero. “Es la gran apuesta de esta I Semana”, ha declarado el directivo Juan José González-Albo. “Ante las necesidades de arreglar el tejado pensamos que una gala sería interesante y ha tenido una gran repercusión”. Confirmó que ya están agotadas las entradas, vendidas al precio de 6 euros. La velada tratarán el tema de las personas mayores mediante un pequeño teatro, y la música será también protagonista con un homenaje a su Agrupación Musical.

Pero la semana arrancará el viernes día 19 con el tradicional chocolate con tortas por la mañana y la no menos célebre lumbre vespertina. También se entregarán los premios del concurso de redacción del CEIP ‘El Santo’. El sábado, día del patrón, se celebrará una comida solidaria en la calle Ramón y Cajal “que pretende compartir y no tiene ningún afán recaudatorio, aunque el dinero vendrá bien para el tejado”, matizó el directivo.

A las 20,30 horas se oficiará la misa y a continuación saldrá la procesión por el recorrido habitual, al que acompañará la Agrupación Musical ‘Soledad y Sepulcro’, de Infantes, y la banda anfitriona. Después se quemará una colección de fuegos artificiales.

El martes, 23 de enero, se ha organizado una oración y un besapies en honor al patrón. Al día siguiente, miércoles, destaca un café-coloquio en el Casino La Unión titulado ‘Mujer e identidad, el papel de las madres en la sociedad actual’. Otra novedad que, a juicio de Juan José González-Albo, “pretende sacar nuestro carisma a la calle y no refugiarse sólo en un templo”.