PROVINCIA

El II Moto-Almuerzo de 'El Irlandés' reunió a más de 200 moteros en La Solana

  Más de doscientos moteros se dieron cita en el II Moto Almuerzo organizado por el Bar Del Irlandés, en el que los participantes realizaron un circuito con visita a las Lagunas de Ruidera primero, luego otro por las calles solaneras y finalmente  y una concentración final en  el entorno de las Plazas Mayor y de Don Diego, para degustar un almuerzo típico de la tierra a base de gachas y duelos y quebrantos.

090315 sol-motos

Así lo ha señalado el organizador de este almuerzo, el propietario del Bar El Irlandés, Pedro Cañadas, quien ha declarado que  ya el año anterior celebraron una concentración similar, que se daba bastante bien por lo que han decidido repetirla superando a la primera en cuanto a número de participantes.

Cañadas  indicó que a las nueve de la mañana se comenzaron a concentrar las primeras motos en número de 150, a los que se unieron otros dos grupos de 30 los primeros y 20 los segundos, que inicialmente no estaban inscritos, realizando un recorrido hasta las Lagunas de Ruidera y de vuelta un circuito por diferentes calles de La Solana.

Posteriormente llegaba la concentración en torno a las plazas céntricas,  donde se encuentra  el bar organizador. Allí por los 7 euros que importa la inscripción se ofrecía a los participantes una consumición de gachas y duelos y quebrantos, así como dos consumiciones de bebida.

Pedro Cañadas señala que ante la gran participación habían tenido que montar una serie de mesas fuera del local, aprovechando además el día soleado, añadiendo que ante el éxito de la concentración tienen previsto realizar más actividades, incluso con  moteros llegados del extranjero.

Numerosas personas pudieron admirar las motos aparcadas en las plazas y calles céntricas de la localidad, preguntándose muchos cuanto  podría importar los vehículos allí reunidos.

Los participantes, entre los que se encuentran más de 40 moteros de la localidad, además de lo ofrecido por los organizadores en materia gastronómica, pudieron degustar lo que les ofrecían otros establecimientos hosteleros  con motivo de la II Ruta de la brocheta y el puchero.