PROVINCIA

Imaginación y talento en los concursos de cuentos y marcapáginas en La Solana

El ágora de la Biblioteca Municipal es un escenario perfecto cuando el tiempo lo permite. Y lo permitió. Allí se celebró la entrega de premios de los concursos de cuentos y marcapáginas, organizados con motivo del Día del Libro. 

Día Libro ganadores concursos (Copiar)

Niños y mayores llenaron las gradas para disfrutar al aire libre con una actuación infantil previa. Una función muy interactiva, donde los colegiales participaban vivamente a instancias de los artistas en una perfecta comunión que hizo las delicias del público. 

Ellos mismos se encargaron de animar la entrega de premios, nombrando a los ganadores, uno a uno, mientras recibían el aplauso de la gente. Un total de 18 niños y niñas, de los cuales 14 en marca páginas y 4 en cuentos, recibieron sus regalos. Pertenecían a todos los cursos de Primaria de los colegios solaneros, que han colaborado estrechamente en la difusión de estos veteranos concursos.

La directora de la biblioteca, Ramona Serrano, no ocultaba su satisfacción. “Estoy muy contenta porque con poco dinero estamos haciendo un montón de actividades distintas y para todo tipo de público”. Destacaba la alta participación, en buena parte debida al apoyo de los centros educativos, “doy las gracias a los colegios por la difusión de los concursos; si hemos tenido tanta participación ha sido por ellos”. Según dijo, han sido alrededor de 200 los trabajos presentados, tanto en marca páginas como en el concurso literario. La imaginación, la inventiva y el talento de los chavales ha quedado patente viendo el contenido de sus escritos o dibujos. Ambos certámenes son un clásico en La Solana, con casi 30 años de vida.

Ramona Serrano destacó también la gran respuesta al resto de actividades, entre ellas la actuación del grupo Narea, con tres sesiones en el patio del Don Diego que llevó a niños de los 8 colegios de Infantil y Primaria, el lleno para escuchar al escritor Francisco Romero y la animación el día 23, con la lectura continuada del Quijote. Y se sintió especialmente contenta con la utilización del ágora. “Es un marco precioso para cualquier actividad; hay que explotarlo más”.