PROVINCIA

Julián Martín subraya “la humanidad de la virgen”

El sacerdote Julián Martín, que fuera vicario de Santa Catalina durante una década, volvió nueve años después a La Solana para predicar en el novenario de la Virgen de Peñarroya. El religioso centró su mensaje en la humanidad de la virgen, habiéndose reencontrado con muchos amigos y con una iglesia totalmente cambiada, según reconoció. 

Virgen Novenario Julián Martín predicando (Copiar)

Su vuelta ha servido para mostrar su agradecimiento a la Virgen de Peñarroya y al Chatillo porque coincide con la celebración de sus Bodas de Plata como sacerdote. Así lo aseguró a la emisora municipal Radio Horizonte, indicando que de La Solana ha sido la localidad donde más tiempo ha permanecido como cura en estos veinticinco años de profesión. Por eso, reconoció haberse encontrado con muchos amigos que suponen muchas historias compartidas en ese tiempo, recibiendo también muchas muestras de cariño por parte de los fieles.

Durante los tres días de predicación en el novenario, Martín se ha centrado en la humanidad de la virgen. En la primera jornada habló de la virgen niña y su educación en la fe, mostrando su preocupación ante la pérdida de la fe en la actualidad. El segundo día se refirió a la belleza y la juventud, dejando para el final a María y la grandeza de vivir en torno a la familia. El predicador también estuvo acompañado por los párrocos Benjamín Rey y Juan Carlos Gómez Rico.

Además del afecto de sus amigos, el sacerdote también se encontró a su vuelta una Parroquia de Santa Catalina totalmente remozada. Admitió que fue una sorpresa cuando vio el retablo y la parte de atrás de la nave con las excavaciones, descubriendo un templo muy distinto al que dejó.

El 16 de septiembre de 2.006, Julián Martín dejó de servir en la Parroquia de Santa Catalina después de diez intensos años en la localidad. A partir de entonces y hasta ahora, desarrolla sus labores pastorales en la Parroquia de la Inmaculada Concepción en la vecina población de Herencia. Está muy a gusto en dicha localidad, donde también mantiene su corazón social y su trabajo desinteresado con los inmigrantes y con los más necesitados, según indicó. No en vano, Herencia es la segunda población de la provincia con más inmigrantes, contando con un 20% de su población llegada de otros lugares. Actualmente sigue teniendo relación con gente de La Solana y conoce perfectamente lo que ocurre en la localidad porque le llega puntualmente la revista Gaceta de La Solana, según comentó.