PROVINCIA

La lluvia hizo acto de presencia en la mitad del trayecto de la procesión de la Borriquilla en La Solana

La lluvia interrumpió la procesión de las Borriquilla en la mitad de su trayecto, cuando el desfile llegaba al Convento de las Monjas Dominicas,  teniendo que aligerar y refugiarse en la parroquia  de Santa Catalina, donde precisamente se celebraba una misa, pasando al interior del templo la imagen de Jesús en la borriquilla y posteriormente ser trasladada a su templo de salida, pero ya sin desfile procesional.

La lluvia interrumpió la procesión de las Borriquilla en la mitad de su trayecto, cuando el desfile llegaba al Convento de las Monjas Dominicas,  teniendo que aligerar y refugiarse en la parroquia  de Santa Catalina, donde precisamente se celebraba una misa, pasando al interior del templo la imagen de Jesús en la borriquilla y posteriormente ser trasladada a su templo de salida, pero ya sin desfile procesional.

La bendición de palmas y ramos de olivo comenzó en la parroquia de San Juan Bautista, siguiendo la misa de Palmas, oficiada por el titular del templo Manuel Infante.

En lugares preferentes del templo se encontraban el alcalde Luis Díaz Cacho, junto a diversos concejales de la Corporación Municipal, así como los componentes de las cofradías y hermandades de la localidad, además de numerosos fieles, corriendo la parte musical a cargo del coro de la mencionada parroquia.

Al concluir la misa comenzó el desfile procesional, aunque minutos antes había llovido algo, pero al despejarse el cielo se inició el desfile que abría la cruz de guía y el estandarte de la Junta de Hermandades de Pasión, seguido de la Banda de la cofradía de Jesús Rescatado, que interpretó diversas marchas a lo largo de todo el recorrido.

La procesión era acompañada por directivos de cofradías y hermandades, así como diversos fieles con las tradicionales palmas y ramos de olivo, además de niños vestidos con diversas túnicas de esclavos, así como las figuras vivientes de La Verónica, La Magdalena y La Samaritana, que precedían a la imagen de Jesús en la borriquilla, que desfiló adornada con flores y palmas en su carroza.

Detrás de la imagen marchaba el párroco de San Juan Bautista, Manuel Infante, los presidentes de las cofradías con su presidente José Merino y componentes de la Corporación Municipal, con el alcalde Luis Díaz Cacho.

Pero cuando la procesión desfilaba por la calle Monjas la lluvia hizo acto de aparición, obligando a aligerar el paso hasta la parroquia de Santa Catalina,  donde se refugió la imagen y los acompañantes hasta que cesó la lluvia y permitió el traslado del paso, pero ya sin procesión.