lunes. 24.06.2024
Provincia

Los vinos jóvenes de La Solana se presentan bajo el signo del optimismo

La puesta de largo de los vinos jóvenes solaneros, recién salidos de la última cosecha, se desarrolló bajo el signo del optimismo. La situación ha mejorado gracias a la exportación y, por si fuera poco, los agricultores están pletóricos por el alto precio de la uva. En efecto, la cosa marcha. Sin embargo, todos pusieron el énfasis en la comercialización y en no dormirse en los laureles. El camino seguirá siendo duro y la competencia es feroz.

Las tres bodegas solaneras con DO, el propio Consejo Regulador “La Mancha” y el IVICAM participaron activamente en la “Jornada de presentación de los Vinos Jóvenes de La Solana 2012”, organizada por el Ayuntamiento en el Palacio Don Diego. Fue una tarde larga e intensa de actividades en torno al vino, que comenzó con el saludo del alcalde y el presidente de la DO “La Mancha”. Luis Díaz-Cacho se congratuló de que 2012 termine como un gran año “se ha vendido el vino, el precio de la uva ha sido alto y la exportación funciona”. Hechos que refuerzan la pujanza del sector “la agricultura es el único que resiste la crisis, crea empleo y renta”. Pero enfatizó la importancia de comercializar “innovar y salir fuera”. Destacó el apoyo de la Diputación con Fenavin y del Ayuntamiento propiciando este acto o el Festival de Cine y Vino “creer en la agricultura es creer en las posibilidades del territorio” –concluyó-

Gregorio Martín-Zarco expresó su gratitud al Ayuntamiento por idear esta presentación y pidió seguir impulsando nuestros vinos y la agricultura “por su importancia en nuestra economía, nuestras vidas y nuestra historia”. Admitió que el sector atraviesa un momento dulce “las bodegas han invertido mucho buscando y ahora recogemos el fruto” y aseguró que los vinos solaneros, como los manchegos “pueden competir con cualquiera”.

Pinceladas de historia

A continuación comenzó una charla del Cronista de la Villa, Paulino Sánchez, titulada “Pinceladas sobre la historia de la vid y el vino en La Solana”. Fueron veinte minutos de ilustración sobre episodios que han marcado el devenir histórico del sector, desde el siglo XV hasta nuestros días. Entre otras cosas, rememoró cómo era la producción de uva y vino en tiempos de la Encomienda, pasando por los datos que ofrecen las Relaciones Topográficas de Felipe II o el Catastro de Ensenada, hasta llegar al siglo XX, con la primera cooperativa, las bodegas de la época, o los avatares climatológicos y plagas que fueron noticia hace algunas décadas.

La exportación tira del carro

La jornada siguió con la mesa redonda titulada “Análisis de la actual situación del mercado del vino”. A propósito de este tema, los representantes de las bodegas participantes hablaron minutos antes para la prensa local. El gerente de Bodegas Vega Demara, Joaquín Mateos, declaró que hay “grandes expectativas de venta, sobre todo en China o EEUU”. La empresa ha logrado estabilizarse en el exterior tras año y medio con altibajos. A pesar de un verano que calificó de “atípico”, cree que han salido vinos “muy aromáticos, expresivos y fáciles de beber”.

El propietario de Bodegas Romero de Ávila Salcedo, Santiago Romero, tiene claro que el extranjero tira del carro “gracias a ello nos salvamos de la crisis”. Es más, considera que estamos en “un momento glorioso gracias a la exportación”. Eso sí, aunque admite que ha sido un buen año para los agricultores, que han cobrado la uva “falta ver si las bodegas sabemos sacar beneficio de ello”. En este sentido, el secretario del IVICAM, Félix Yáñez, cree que una subida del precio del vino puede detraer la demanda. Y puso como ejemplo la feria de granales de Ámsterdam, donde ha habido menos operaciones “al subir un diez por ciento el precio, de 1 euro a 1,10, la demanda de compra ha bajado en proporción”.

Un cuarteto musical amenizó la última parte de la jornada en el auditorio antes de pasar al patio del Palacio Don Diego a descorchar los vinos jóvenes de la nueva añada.

 

Los vinos jóvenes de La Solana se presentan bajo el signo del optimismo