PROVINCIA

Luis Díaz Cacho aspira a obtener la mayoría suficiente que no le obligue a "depender de nadie"

El candidato del PSOE a la alcaldía, Luis Díaz-Cacho, aspira a obtener una mayoría suficiente que no le obligue a depender de nadie, aunque matiza que "volvería a ser capaz de gobernar en minoría, como ha demostrado estos cuatro años". 

PSOE desayuno La Casota (Copiar)

En un desayuno informativo celebrado en la sala de catas de La Casota Gourmet, dijo que la suerte está echada, ya que el 95 por ciento de los solaneros tienen decidido su voto desde hace tiempo. En este sentido, se muestra confiado en que sepan valorar el trabajo realizado por el equipo de gobierno, aunque insiste en su gratitud a la sociedad solanera por su esfuerzo y complicidad.

El aspirante a la reelección volvió a hablar de un programa realista, que nace de la participación social y de la experiencia. “Nadie conoce mejor que yo el presupuesto; he tenido que hacer muchos números y poner mucho orden”. Afirmó haber reducido el capítulo uno en 1,8 millones de euros y el capítulo dos en 2 millones, sin afectar a los servicios esenciales. “Hemos dado 59.200 comidas este año, 1.200 alumnos se han formado en el CEPA, 1.600 en la UP y 450 en la Escuela de Música; por ejemplo, hemos bajado el gasto en telefonía de 75.000 a 20.000 euros con un nuevo contrato”. Insistió en que el programa socialista, basado en once principios, “es cumplible al cien por cien porque depende sólo del presupuesto municipal”.

A preguntas de los periodistas, Díaz-Cacho confirmó que su primer objetivo si es reelegido es desbloquear el parque empresarial, “me sentaré con Page, que será el próximo presidente, y también le pediré poner en marcha esos 60.000 contratos que llevamos en nuestro programa regional”. Sobre posibles liberados en el Ayuntamiento, no aclaró mucho, “habría que hacer cuentas porque no podemos aumentar la masa salarial; el gobierno de Rajoy nos tiene atados de pies y manos”. Una opción sería despedir gente, pero fue tajante: “no voy a despedir a nadie”.

Por último, se mostró convencido de que los resultados locales serán mejores que los autonómicos en La Solana. “Vamos a sacar más votos en las locales que en las regionales”. Eso sí, cree que jamás un gobierno se ha desgastado tanto en cuatro años como el de Castilla-La Mancha. “Ha quebrado la convivencia y generado odio” –llegó a decir-.