PROVINCIA

Manzanares intercambia miradas con Jesús del Perdón en el silencio de la madrugada

Nuestro Padre Jesús del Perdón volvió a ser el indiscutible protagonista de la madrugada del Viernes Santo manzanareño. El patrón de la ciudad estuvo acompañado de sus cofrades y de centenares de fieles que caminaron tras su imagen en señal de promesa en la Procesión del Silencio. Como es habitual, las aceras del lado derecho de la procesión, hacia las que el Señor de Manzanares dirige su mirada, se llenaron de público que clavó su vista en el inigualable rostro de esta talla de Quintín de Torre. 

040415 MANZ-PROCESION 2

El terciopelo morado de las túnicas de los hermanos de Jesús del Perdón tiñó del color de la Semana Santa la madrugada manzanareña. La Procesión del Silencio arrancó a la una desde la ermita de la Veracruz y en su recorrido de algo más de dos horas pasó por las calles Jesús del Perdón, plaza de la Constitución, Virgen del Carmen, Monjas, Blas Tello, Virgen de Gracia, plaza del Gran Teatro, Virgen de la Paz y Jesús del Perdón. El venerado patrón, arropado por centenares de fieles en noche de fresco llevadero, recorrió Manzanares en el silencio de la madrugada del Viernes Santo en esta procesión que rememora el camino de Jesús hacia el Calvario y su crucifixión. 
 
La Muy Ilustre, Fervorosa y Antigua Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús del Perdón y María Santísima de la Esperanza mantuvo un redoble de tambor inicial para romper el silencio de la noche. Tras varios años sin música, volvió a contar con ésta, primero con un trío de viento junto al paso del Santísimo Cristo de la Veracruz, y con la banda de música “Julián Sánchez-Maroto” de Manzanares junto al paso de palio de la Virgen de la Esperanza. No obstante, el silencio imperó en la procesión, sólo roto por el ruido de los faroles de los nazarenos en su caminar.

Tras la imagen de Jesús del Perdón, el “senatus” dio paso a la muchedumbre de fieles que iluminaron la madrugada con sus velas y llenaron la atmósfera manzanareña de promesas y agradecimientos. 

En esta procesión se pudieron ver además otros tres pasos, todos con destacadas tallas obra de Luis Ortega Bru, como el Cristo de la Veracruz, San Juan y la Virgen de la Esperanza. Ésta llevó el acompañamiento de nazarenas con túnica blanca y capa verde de raso. Tras el párroco de la Asunción, Óscar Olivares, desfilaron las autoridades locales, encabezadas por el alcalde, Antonio López de la Manzanara, y por el teniente de la Guardia Civil, Antonio Villalta.