PROVINCIA

Manzanares reconoce a más de cuarenta voluntarios sociales

La concejalía de Bienestar Social del Ayuntamiento de Manzanares realizó el pasado jueves, con motivo del Día Internacional del Voluntariado, un reconocimiento público a más de cuarenta personas de todas las edades que participan en el programa municipal de voluntariado social. 

Día voluntariado 13 (6) (Copiar)

Celia Lorente y Jesús Cano recibieron una mención especial como los de menor y más edad, respectivamente. “Hablar de voluntariado significa hablar de solidaridad, de justicia social y de inclusión”, destacó la edil del área, Rebeca Sánchez-Maroto.

El acto municipal de celebración del 5 de diciembre, Día Internacional del Voluntariado (DIV) tuvo lugar a las siete de la tarde en la Casa de Cultura, donde los asistentes disfrutaron de un montaje fotográfico del colectivo Alumbre que recoge en imágenes la labor del voluntariado que se realiza en Manzanares con la infancia, personas discapacitadas y mayores. Además, la educadora social responsable del programa municipal de voluntariado, Manuela Muñoz, explicó cómo ha evolucionado éste desde su puesta en marcha y mostró su agradecimiento a quienes han formado parte de él.

Todas las personas que actualmente forman parte del programa de voluntariado municipal recibieron un diploma de reconocimiento del Ayuntamiento. También hubo una mención especial para Celia Lorente Camacho y Jesús Cano Cano, como la voluntaria más joven, con 19 años, y el voluntario de más edad, con más de 80.

Los voluntarios sociales del Ayuntamiento también protagonizan la exposición “Voluntarios que dejan huella”, que se inauguró en el patio de columnas de la Casa de Cultura y que se podrá visitar hasta el 19 de diciembre.

Durante el acto, la concejal de Bienestar Social de Manzanares, Rebeca Sánchez-Maroto, explicó que se trataba de un merecido homenaje a todas las personas que de forma altruista deciden dedicar su tiempo y sus esfuerzos a mejorar la vida de los demás. “Hoy queremos ponerle cara a todos esos hombres y mujeres”, tanto a los que participan en el programa municipal como a los que colaboran como voluntarios con las distintas asociaciones de Manzanares.

Sánchez-Maroto destacó la entrega a los demás y la generosidad en su grado máximo, como los dos valores fundamentales sin los que se podría entender el voluntariado. “Tiene su mérito en una sociedad donde tener tiempo es casi un artículo de lujo”, afirmó la concejal, que resaltó que las recompensas que reciben son en forma de sonrisa, de palabras amables “o quizá una mirada que les inyecta la energía y la ilusión necesarias para continuar su labor”.

Por último, en este Día Internacional del Voluntariado, la concejal invitó a la sociedad a hacer una reflexión sobre la necesidad de implicarnos para construir una realidad más justa y un futuro más solidario, y en nombre de las personas a las que hacen felices y en el del Ayuntamiento, mostró su agradecimiento público.