PROVINCIA

Martín-Zarco: "Se han cambiado las tendencias y a partir de ahora el consumo de vino subirá"

El consumo de vino en España está empezando a subir. Eso es al menos lo que apunta el presidente de la cooperativa Santa Catalina, de La Solana, Gregorio Martín-Zarco, quien también asegura que la situación del sector vitivinícola está consiguiendo resistir la crisis económica gracias a la apuesta decidida por la exportación por parte de las bodegas y a la baja producción de los dos últimos años. De todo ello hemos hablado con él.

Hace unas semanas finalizó la campaña de vendimia. ¿Qué valoración puede hacer?

Este año la campaña de vendimia ha sido más corta pero la cooperativa no ha notado diferencia. La de Santa Catalina es una cooperativa que va por cupos, la viticultura de La Solana es muy extensa y no se nota demasiado cuando hay menos producción porque siempre los socios recogen las suficientes uvas para traer a la cooperativa.

¿Cómo son los vinos que han salido de esta campaña?

Muy buenos. La de este año es una buena añada. La uva ha llegado muy sana, tanto la blanca como la tinta. Las bodegas tienen una tecnología punta y a nivel humano hay enólogos y profesionales de gran calidad. Entonces, los vinos que se han embotellado en esta zona son muy buenos. Venimos de una añada la de 2011 que consideró la D.O. La Mancha de "excelente". La de este año también se puede calificar de la misma manera.

Cada vez los consumidores piden vinos más jóvenes y dulces. ¿Camina por ahí el futuro del sector?

Sí, además, el gran potencial de Castilla-La Mancha y su referencia son los vinos jóvenes. Una zona como es esta región, con su climatología y su terreno, hay pocas zonas en España para producir vinos jóvenes con estas características. A la gente les gusta los vinos jóvenes, suaves, poco aromáticos y afrutados. Los de reserva son vinos que se han metido en barrica y no solamente tienen aroma a fruta, sino también el que produce la madera. Son vinos más de comidas, pero la gente sí que suele pedir ahora más los vinos jóvenes.

¿Por qué se consume tan poco vino en España y, sobre todo, en Castilla-La Mancha?

Se consume poco vino en España pero se han cambiado las tendencias y creo que se va a consumir más vino. El vino ha estado totalmente desprestigiado pero ahora va tomando su identidad, está más reconocido, cuando haces un evento o fiesta con los amigos siempre hay vino. Igualmente, en actos culturales ahora aparece el vino. Todo eso va a hacer cambiar la tendencia y habrá más consumo. Pero hasta aquí ha ido bajando si lo comparamos con otros países como Francia e Italia, donde el consumo se ha mantenido. En España desde hace más de treinta años hemos tenido unas campañas contra el alcoholismo donde el vino ha sido la referencia. Paralelamente a eso fue cuando entraba el whisky en España y había unas campañas publicitarias muy bien hechas, donde se relacionaba esta bebida con el triunfador. Eso no ha ocurrido en Francia ni en Italia. En España el sector también ha tenido la culpa, teníamos que haber reaccionado antes y haber promocionado más el vino. Las consecuencias son que se ha perdido la cultura y el hábito del vino. Pero ahora las cosas están cambiando. Va a ir dando resultado.

El sector vitivinícola parece que está capeando mejor la crisis que otros sectores. ¿Por qué?

Sí, pero veníamos de unos años muy malos. Cuando entró en vigor la OCM, la Unión Europea regulaba el mercado a través de las destilaciones de alcohol. Castilla-La Mancha era una región reguladora. Cuando se quita esa normativa, en Castilla-La Mancha hay problemas durante varios años, con precios hundidos. Pero las bodegas y los agricultores se van dando cuenta de que había que salir al mercado. Ahora se está invirtiendo dinero en la comercialización, se está generando una estructura para comercializar al exterior y se han dado dos situaciones. Una es coyuntural, estamos exportando mucho vino. Partíamos de unos precios que no eran muy altos pero hemos conseguido muchos mercados. Ese esfuerzo que han hecho las bodegas se está reflejando ahora en la internacionalización del mercado. Por otra parte, también es cierto que hemos tenido dos años con una producción baja. Entre eso y la lucha de las bodegas por el mercado internacional, no cabe duda de que se ha conseguido una exportación importante y el sector está ahora en unas buenas condiciones.

¿A qué países exportan vinos desde la cooperativa?

Estamos exportando a Alemania, Francia y Portugal, sobre todo. En cuanto a vinos embotellados hemos sacado a China y a Alemania. Estamos tratando de conseguir estar en los mercados europeos que son los que tenemos más fácil dentro de la Unión Europea y luego salir a Asia y a Estados Unidos.

¿Qué proyectos tiene la cooperativa?

Queremos ampliar el área de elaboración y la almazara de la bodega. Estamos también en un plan de desarrollo en cuanto a elaboración de vinos para obtener producto de calidad, que el enólogo sea capaz de dominar el mosto, que no se vea desbordado, y estamos intentando cubrir todo eso. En cuanto a mercados internacionales queremos fomentar más el embotellado y la exportación. El consumo español es muy bajo y lo que tratamos es salir al mercado exterior. Para ello hay que estar preparado a nivel profesional y a nivel de tecnología.