PROVINCIA

Mil catadores buscan los mejores vinos de Castilla-La Mancha en la mayor cata de España celebrada en Alcázar de San Juan

Mil catadores, profesionales y aficionados, procedentes de toda Castilla-La Mancha y de diferentes puntos de la geografía española se han dado cita en Alcázar de San Juan para conformar el jurado del VI Concurso Regional de Vinos ‘Tierra del Quijote’ que se celebra hoy en la ciudad manchega. 

Concurso (Copiar)

Todos ellos deberán elegir los quince mejores vinos de Castilla-La Mancha entre un total de 250 vinos elaborados por 83 bodegas y cooperativas de toda la región, pertenecientes a las Denominaciones de Origen Almansa, La Mancha, Manchuela, Mondéjar, Ribera del Júcar, Uclés o Valdepeñas, y a la IGP Vinos de la Tierra de Castilla.

A través de una cata a ciegas que constituye la mayor de toda España, los catadores han analizado los aromas, sabores y colores de cada uno de los vinos participantes valorando la intensidad, calidad, persistencia y armonía.

Los vinos ganadores, que se alzarán con el Quijote de Oro, de Plata o de Bronce, serán aquellos que mejor se ajusten a las preferencias del consumidor y a las exigencias de los profesionales.   

En la inauguración, el alcalde de Alcázar de San Juan, Diego Ortega, ha recalcado que “una ciudad situada en el corazón del gran viñedo del mundo que es Castilla-La Mancha debía albergar una iniciativa que ensalza la calidad de los vinos de la región, fomenta la cultura del vino y rinde homenaje a los viticultores de nuestra tierra”.

“Hoy, Alcázar de San Juan se convierte nuevamente en anfitrión de los mejores vinos de Castilla-La Mancha y de 1.000 personas que aprecian el vino”, ha afirmado Ortega quien ha recordado que este concurso oficial “se desarrolla en un ambiente lúdico envidiable, que constituye toda una gran fiesta del vino”. Del mismo modo, ha dado las gracias a las bodegas participantes por querer conocer los gustos de los consumidores y “brindarles el mejor producto posible” y al Gobierno Regional por incluir a Alcázar de San Juan en la II Cumbre Internacional del Vino.

Por su parte, la consejera de Agricultura, Maria Luisa Soriano, ha calificado este concurso de “genuino y original” y ha asegurado que cada año goza de más prestigio “no sólo a nivel regional sino también internacional”, al tiempo que ha señalado que el premio es el “mayor orgullo para un bodeguero” puesto que supone el reconocimiento del público en general.

Soriano ha recalcado que “Castilla-La Mancha tiene el mayor número de vinos de calidad a nivel mundial, el mayor número de vinos mejor posicionados a nivel internacional”.  

Tras las palabras, ha comenzado el proceso de cata para determinar cuáles son los mejores vinos de Castilla-La Mancha en las categorías de blancos, rosados, tintos jóvenes sin barrica de las cosechas 2013 y 2014, tintos con barrica de las cosechas 2012, 2013 y 2014, y tintos envejecidos en barrica de las cosechas anteriores a 2012. El encargado de dirigir técnicamente la cata ha sido el director del Instituto de la Vid y el Vino de Castilla-La Mancha (IVICAM), Félix Yáñez.

Al evento, organizado por la concejalía de Desarrollo y Promoción Vitivinícola del Ayuntamiento alcazareño, han asistido numerosas autoridades, como el delegado de la Junta de Comunidades en Ciudad Real, Antonio Lucas-Torres, diputados regionales y provinciales y alcaldes de toda la comarca. Asimismo, han asistido el decano del Colegio Oficial de Enología de Castilla-La Mancha, Miguel Ruescas, y el presidente de la D.O. Ribera del Júcar, Juancho Villahermosa, además de bodegueros y otras personalidades del sector.  

Esta gran fiesta del vino, enmarcada dentro de la II Cumbre Internacional del Vino, se ha trasladado a las calles de Alcázar de San Juan con diferentes actividades paralelas, como el Mercado Quijotesco ubicado en la Plaza de España, la molienda tradicional y las rutas teatralizadas en el Cerro de los Molinos, la visita gratuita a museos o el Maridaje Quijote y Sancho en 13 establecimientos de la localidad que ofrecen durante todo el fin de semana un plato de comida tradicional y una botella de vino de la tierra del Quijote por 6 euros.