PROVINCIA

El Mirador celebró su décima “cena de las bodas”

Humor, buen ambiente y emoción presidieron un año más la denominada “cena de las bodas” en salones El Mirador del Parque. Era la décima edición de un evento social que se ha convertido en una tradición.

110314 SOL-BODAS

 La empresa creada por el veterano hostelero Bernardino Carrascosa volvió a premiar a una de las parejas que se casaron el año pasado en El Mirador. Además, también fueron invitados las parejas y padrinos de los contrayentes de este año.

Tras el cóctel de bienvenida, los novios casaderos y los recién casados subieron al salón principal para iniciar la cena. A los postres, los humoristas Iser Ramos y Manu Kas pusieron el toque humorístico con sus monólogos. El cubano Ramos acompañó a sus chistes trucos de magia y una espectacular parodia en colaboración con un invitado. Después actuó Manu Kas antes del momento cumbre: el sorteo de los 6.000 euros.  
Los presentadores, Juan Pedro Araque y Marina Moreno, dieron el suspense necesario al momento de nombrar a la pareja de la papeleta extraída de la urna. Rocío Cotillas y Agustín Araque, casados en junio pasado, salieron con una sonrisa de oreja a oreja para recibir el cheque de manos del metre, Goyo Carrascosa.
En declaraciones a la prensa, el gerente de la empresa, Isidro Carrascosa, insistió en la utilidad de esta invitación como herramienta comercial. Este año han aumentado las contrataciones, “hemos subido un 21 por ciento las bodas contratadas, podemos decir que hay brotes verdes”. En este sentido, El Mirador siempre apuesta por las novedades, “nos están preparando un árbol de langostinos para el cóctel y bandejas especiales para chupitos”. El mayor de los Carrascosa es un fanático de la innovación, “el objetivo es renovar el servicio siempre; renovarse o morir”.

Velber, un concepto nuevo que funciona
En este sentido, fue preguntado por Velber, la nueva apuesta en formato de restaurante para domingos y festivos. Lleva casi un año en marcha y el gerente admite que rueda como esperaban, “es un niño que ya anda y comienza a correr; viene cada vez más gente”. Además de La Solana, reciben clientes de Membrilla, Manzanares, Valdepeñas, San Carlos del Valle o Infantes. “Velber es un concepto que queremos mejorar constantemente”.