PROVINCIA-LA SOLANA

Mucha animación en las Fiestas de San Antón de La Solana

San Antón placa Paulino (Copiar)

La Hermandad de San Antón terminó muy satisfecha tras la celebración de las actividades con motivo de la festividad del patrón de los animales durante el fin de semana. El mal tiempo y la coincidencia de otros actos mermaron afluencia de público en la jornada del sábado, mientras que un centenar de mascotas fueron bendecidas en la mañana del domingo ante la imagen del santo anacoreta.

Los solaneros volvieron a cumplir con la tradición en las fiestas que marcan el final de las pascuas, según el dicho popular. Unos días antes de su onomástica oficial, la Hermandad de San Antón adelantó la festividad al fin de semana, con una meteorología algo adversa para el devenir de los actos.

Las fiestas arrancaron el sábado con la eucaristía celebrada en la ermita, además de la bendición de roscos y el encendido de la popular lumbre. Se dispensaron un total de 650 roscos, agotándose por completo la partida destinada este año, según indicó el presidente de la hermandad, Antonio Ruiz-Peinado. Esta vez se confeccionaron algunos menos que el año pasado y se agotaron todos, lo que dejó algún beneficio para el colectivo. La lumbre no tuvo muchas visitas ante la desapacible tarde en lo meteorológico, a lo que también se unió la celebración de otras actividades que también restaron público. El presidente se quejó de esta circunstancia, argumentando que hay actividades que podrían celebrarse en otras fechas para no solaparse con estas fiestas.

Durante la eucaristía oficiada por el párroco Benjamín Rey, la hermandad tuvo un detalle con el periodista Paulino Sánchez por su colaboración desinteresada desde hace veintidós años con el colectivo. Se le entregó una placa conmemorativa y una medalla de San Antón. También intervino el presidente, Antonio Ruiz-Peinado y el directivo Andrés Araque.

En la fresca mañana del domingo, el párroco de Santa Catalina, Benjamín Rey, bendijo a casi un centenar de animales llevados por sus propietarios tras cumplimentar las tradicionales tres vueltas a la ermita. Perros, gatos, caballos, gallinas, canarios y tortugas, entre los más comunes, fueron bendecidos por el sacerdote. Todos los asistentes recibieron un número para el sorteo de un total de setenta y ocho regalos que fueron donados por empresas y personas a título particular. También se entregó el premio al animal más original para un perro vestido de indio, al más joven para un perro de tres meses y el más longevo a un caballo de quince años.

También se sortearon los números de la rifa que fueron los siguientes: 695 (premio de un cerdo), 201 (premio de un jamón) y 186 (premio de un queso y estuche de vino).

El público apreció las novedades que ofrecía la recientemente pintada ermita que blanqueaba sus paredes externas, además de las nuevas letras en forja que se han colocado a la entrada. De momento, la hermandad no tiene ningún proyecto a corto o largo plazo, dijo Ruiz-Peinado, recalcando que son una hermandad con pocos recursos económicos.

En todo caso, el colectivo finalizó muy contenta con la celebración de los actos programados, agradeciendo la colaboración recibida y la asistencia de público con sus animales de compañía.