PROVINCIA-LA SOLANA

Santos Montoya ofició su primera misa como Obispo con lleno en la Parroquia de Santa Catalina

Obispo  primera misa (Copiar)

El recién ordenado obispo auxiliar de Madrid, el solanero Santos Montoya Torres,  ofició su primera misa como prelado en la parroquia de  Santa Catalina, en la que fue bautizado y donde recibió su primera comunión, recordando cómo una de las peticiones que hizo ese día a Dios fue la de “que no me separe de ti”, algo que ahora tiene presente cuando en la oración de  la misa, antes de la comunión,  repite esas palabras que le impresionaron porque es algo que le ha encajado con el tiempo.

Así lo declaró Santos Montoya, quien  ofició la misa  de una del  domingo en la parroquia de Santa Catalina, completamente  llena de  fieles  y contando en las primeras filas con la presencia de  sus padres y hermanos, así como el resto de familiares y amigos.

La misa estuvo concelebrada por el párroco de Santa Catalina Benjamín Rey, así como  el párroco de Membrilla Raúl  López  de  Toro, comenzando la celebración con unas palabras de Benjamín Rey,  en las que presentó a los asistentes el  libro de bautismo en el que está inscrito que el 2  de marzo de 1966, ocho días después de su nacimiento el 22 de febrero anterior, era bautizado por el sacerdote Zacarías Martín Gallego,  así como  la nota de su ordenación  como sacerdote en Madrid el 18 de junio del 2000 por el cardenal Antonio Rouco, agradeciendo en sus palabras  que  hubiera accedido a celebrar este misa en La Solana ocho días después de su ordenación.

Precisamente en su homilía el nuevo obispo agradecía las muestras de cariño que había recibido de los solaneros, primero en gran desplazamiento de los que fueron a Madrid el día de su ordenación, así como en el detalle del regalo del báculo  que le han  hecho los solaneros con madera de algunos olivares del término, uno de ellos de su propio padre.

Como  final de la misa  y  aunque la imagen de la Virgen de Peñarroya no se encuentra ahora en La Solana,  se cantó por todos los asistentes su himno, ofreciéndole  el nuevo  obispo su ministerio, recibiendo posteriormente la felicitación de los numerosos  fieles que llenaban el templo.

Su nueva labor pastoral

Precisamente en declaraciones a los medios de comunicación Santos Montoya señalaba que, aunque  aún no les han asignado aún la labor a desarrollar, es mucho el trabajo que les espera en una diócesis  tan grande como la madrileña.

Y sobre si podrá acudir, como  lo ha venido haciendo  cada año,  a  la celebración de la venida de la Patrona Virgen de Peñarroya al Castillo,  declaraba que todo dependerá de las ocupaciones que tenga encomendadas por el arzobispo de Madrid del que depende.