PROVINCIA

Los trabajos de la última campaña arqueológica en el Castillejo de Bonete de Terrinches descubren una nueva galería subterránea

Los trabajos desarrollados en la última campaña de excavaciones de este verano en el Castillejo de Bonete de Terrinches han concluido con el hallazgo de un pasillo ciclópeo  que se dirige al interior de este monumento prehistórico, el edificio arquitectónico más antiguo de la provincia de Ciudad Real que,  construido en la época calcolítica, pervivió durante la Edad del Bronce, 2000 años antes de nuestra era, encima de una cueva.

El equipo internacional de 'Arqueoexperiences', integrado por personas de Estados Unidos y España y dirigido por los arqueólogos Dionisio Urbina, Norberto Palomares y Luis Benítez de Lugo, se reunían estos días con el alcalde de la localidad, Nicasio Peláez, que ha visitado el yacimiento arqueológico para conocer de primera mano los resultados de la campaña en este edificio, que tiene más de 4.000 años y se encuentra entre las construcciones más antiguas conocidas en la región.

Según el propio Benítez de Lugo, “próximamente está prevista una intervención dirigida a musealizar y poner en valor este singular enclave, cuyo inicio se ha previsto para el próximo otoño”.

"El Ayuntamiento de Terrinches, que promueve esta labor de investigación en torno al yacimiento, mantiene, incluso en estos tiempos difíciles, su compromiso con la investigación, conservación y difusión del Patrimonio Cultural del municipio, con actuaciones sostenidas desde hace más de una década", ha recordado su alcalde. Asimismo, ha señalado que "en Terrinches esperamos con ilusión la anunciada declaración de Castillejo del Bonete como Bien de Interés Cultural por parte de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, en justo reconocimiento al esfuerzo realizado y a la singularidad histórica de este lugar".

La sima de Castillejo del Bonete es de gran interés científico debido a que su entrada quedó sepultada y sellada en tiempos prehistóricos, permaneciendo inalterada hasta la actualidad. Es, por tanto, una importante reserva arqueológica para conocer el modo de vida en La Mancha durante la prehistoria reciente.