jueves. 25.04.2024

El Ayuntamiento de Manzanares, como ya anunció a comienzos de agosto con motivo de las obras de construcción de una mediana en la Avenida del Parque y en el tramo urbano de la N-430a, recomienda que los vehículos agrícolas y de gran tonelaje utilicen la variante de la N-430 desde la N-310 hasta Membrilla y eviten entrar al casco urbano, según ha señalizado convenientemente. Las obras no se paralizarán y durante los fines de semana se permitirá circular en ambos sentidos por el tramo afectado.

En una comparecencia conjunta de la concejala Portavoz, Beatriz Labián; de la titular de Obras y Urbanismo, Isabel Díaz-Benito; y del edil de Seguridad Ciudadana y Tráfico, Miguel Ramírez; el equipo de gobierno de Manzanares ha “arrojado luz” a la polémica suscitada con el inicio de la segunda fase de las obras de construcción de una mediana en el tramo de la N-430a que discurre desde la rotonda del tanatorio hasta la rotonda del Altozano, vía urbana en la que se ha cortado uno de los dos sentidos de circulación, como ya ocurrió este verano con el tramo de la Avenida del Parque.

El Grupo Municipal Popular pide en una moción en el pleno de este martes que se aplace la obra hasta que pase la época de recolección de uva y hortícolas. También critica que el tráfico se haya desviado por el hospital hacia la zona residencial de la Carretera de La Solana, donde se encuentran los centros educativos y se aproxima el inicio del curso escolar.

El equipo de gobierno niega tal desvío de la circulación hacia el casco urbano ya que lo prohíbe la Ordenanza Municipal de Tráfico, con límites de peso y longitud para los vehículos. Labián y Ramírez explicaron que desde el 9 de agosto se anunció como desvío alternativo la variante de la N-430 por la N-310. Esta señalización se ha reforzado con motivo de la nueva fase y hay presencia policial en las horas de mayor tránsito para desviar a los vehículos, según el concejal de Seguridad Ciudadana. Beatriz Labián añadió que no se han registrado incidencias, no hay molestias a vecinos ni a pacientes del hospital y no hay peligro para los escolares.

La concejala Portavoz dijo que no existe el problema “cuando hay una solución”, como es la de la citada variante de la N-430 y N-310, una alternativa de cinco kilómetros más para los agricultores de Membrilla y de tan solo dos para los de La Solana -que la utilizan habitualmente-, con la ventaja de evitar semáforos y las retenciones que se producen en vendimia en los tramos urbanos de Membrilla y Manzanares. “Entendemos que compensa el tiempo empleado por la variante”, añadió Labián.

Calificó de “intento de polémica” la moción del Grupo Popular ya que existe un trayecto alternativo “más que razonable” que disminuye el riesgo para la población y evita atascos. También negó rotundamente el desvío de tráfico pesado hacia las calles adyacentes al hospital y a la zona de los institutos, por lo que Labián pidió a los populares que piensen más en los ciudadanos “en lugar de manipular, mentir y tratar de alarmar y generar polémica de manera innecesaria”.

Dos sentidos los fines de semana

El equipo de gobierno no aplazará la ejecución de la obra ya que afectaría a los plazos del plan de empleo con el que se realiza y comprometería su subvención. Tras reforzar la señalización y distribuir carteles informativos en bodegas y zonas de paso, tiene intención de abrir a la circulación el tramo en obras en doble sentido -un carril en cada dirección- durante los fines de semana más fuertes de vendimia, y considera inviable por razones de seguridad de trabajadores y conductores hacerlo mientras se realizan las obras entre semana.

La concejala de Obras y Urbanismo, Isabel Díaz-Benito, recordó que el plazo de ejecución de esas obras finaliza en diciembre y que la intención municipal es avanzar todo lo posible con el buen tiempo.

Aunque se trata de una vía urbana, el tramo de cuatro carriles que ahora está en obras soporta un intenso tráfico durante todo el año. El objetivo del Ayuntamiento de Manzanares con la construcción de la mediana es reducir la velocidad y el paso de vehículos pesados y de mercancías peligrosas “para ganar en seguridad por el volumen de vecinos en la zona”, apuntó Beatriz Labián. Por ello, se quiere fomentar el uso de esa variante de Membrilla por la N-430, “con mayor fluidez y seguridad”.

Además de aumentar la seguridad, esta actuación municipal tiene el doble objetivo de dar empleo a personas en situaciones de dificultad y mejorar la imagen de la ciudad, explicó Labián, que pidió disculpas por las molestias que ocasionan unas obras “que están cambiando la fisonomía de la ciudad” y que la ciudadanía “valora positivamente”. En el caso de la mediana “mejorará la seguridad vial en esta zona, la embellecerá y hará que quede mejor integrada en el núcleo urbano”, añadió.

La variante de la N-430, alternativa al paso por la zona de obras