SOCIEDAD

Ciudauto presenta en el Salón de Valdepeñas, el RCZ, de la mano del piloto Enrique Hernando.

peugeot RCZ Enrique Hernando y Manuel Muñoz (Copiar)
Peugeot RCZ Enrique Hernando y Manuel Muñoz, en el Salón del Automóvil de Valdepeñas

Ciudauto, concesionario Peugeot para Ciudad Real y Valdepeñas ha puesto la nota deportiva en el recién estrenado 21º Salón del Automóvil, que se celebra este fin de semana en el pabellón ferial “Esteban López Vega”. Esta tarde ha presentado el Peugeot RCZ, el modelo más deportivo de la marca francesa, con el que el joven piloto Enrique Hernando ha ganado este año el Campeonato de España de resistencia en categoría D3.

Manuel Muñoz, gerente de Ciudauto ha dado a conocer los detalles del RCZ, un modelo que lleva tiempo en el mercado, dentro del que va destinado a un sector más bien exclusivo: “amantes de una línea muy deportiva. Fuera de los circuitos, la versión de calle de este vehículo es un biplaza. Es la versión más racing de la marca, con motor gasolina de 270 caballos y 1.600 centímetros cúbicos sobrealimentado con turbo”. Como vehículo de competición, en Francia se disputa con él una copa monomarca. Ahora ha sido traído a España para competir en la Copa Resistencia, que ha ganado el joven Enrique Hernando.

El coche se ha comercializado tanto en versión gasolina como en diesel de 160 caballos, aunque los más aficionados a la velocidad optan más por el motor gasolina, desde 150 caballos.   Cualquier potencial cliente puede adquirirlo en el concesionario Peugeot de Ciudad Real y Valdepeñas.

Manuel Muñoz plantea su objetivo dentro del Salón del Automóvil de Valdepeñas, como el mejor remate posible del ejercicio de 2017.

Enrique Hernando empezó en competición oficial en 2016 corriendo en el Trofeo de Navidad del Jarama. Ganó todas las carreras y su equipo decidió probar en el Campeonato de España con un Peugeot superior, con el que quedó subcampeón, realizando sólo dos pruebas de un total de 5. Con un modelo superior como el RCZ, ganan el Campeonato de España de resistencia. La trayectoria hasta la fecha es tan breve como prometedora. Sus próximos objetivos son  continuar subiendo de categoría, pero dependerá del patrocinio.

El vehículo de competición y el de calle presentan una misma estética, pero las mejoras y adaptaciones para circuitos hacen del RCZ un coche muy superior, aunque el motor es el mismo (270 CV y 1.600 cc turbo). “Un gozada conducirlo, muy a ras de asfalto y con un espectacular paso por curva”.