SOCIEDAD

Fallece por coronavirus el sacerdote Francisco Bravo hijo adoptivo de Valdepeñas

francisco_bravo
Francisco Bravo (Foto de la Diócesis de Ciudad Real)

En la mañana del martes, 21 de Abril, ha fallecido, víctima del Coronavirus, el sacerdote Francisco Bravo del Castillo. Tenía 86 años, de los que 60 los ha vivido en Valdepeñas.

Francisco nació en Madrid el 10 de Julio de 1934. Tras los estudios en nuestro Seminario Diocesano, fue ordenado sacerdote el 31 de Mayo de 1968 en Campo de Criptana. Sus primeros destinos pastorales fueron Alcázar de San Juan, un año, y la atención a las aldeas del Valle de Alcudia durante un año más. En 1960 fue nombrado coadjutor de la parroquia del Santo Cristo de Valdepeñas, donde permaneció hasta el año 1968 en que fue nombrado primer párroco de la nueva parroquia de Ntra. Sra. de los Llanos, donde permaneció hasta el mes de Agosto de 2014, cuando fue sustituido por el actual párroco José Luis Bardera.

También durante muchos años, hasta que cumplió la edad civil de jubilación, fue profesor de religión en los Institutos de la ciudad. El Ayuntamiento de Valdepeñas le nombró en Septiembre de 2014 Hijo Adoptivo de la Ciudad, galardón que recogió con humildad y agradecimiento.

Francisco, una vez retirado de la parroquia de los Llanos se vino a vivir al centro de la ciudad y se incorporó al equipo sacerdotal de la Parroquia de la Asunción, donde colaboraba con cariño y solicitud  en todo lo que se le pedía. En Julio de 2019, con la salud un poco precaria, ingresó en la Residencia de las Hermanitas de los Ancianos, donde ha permanecido hasta su fallecimiento en el Hospital de Valdepeñas.

Las campanas de la Asunción han tocado a tránsito en la mañana de hoy en honor a Francisco. Y cada mañana, a las doce y media, sonarán por todos aquellos que han fallecido como él en la soledad del hospital, sin poder ser despedido por la gente querida.