SOCIEDAD

Gatos, perros, conejos o canarios son bendecidos en el día de hoy en la Capilla de la Virgen de Fátima con motivo de la festividad de San Antón

Los feligreses de la Capilla de la Virgen de Fátima acudían hoy, antes de celebrarse la Santa Misa, acompañados de sus mascotas a recibir la Bendición con motivo de la Festividad de San Antón que se celebra el próximo 17 de enero.

IMG_1457_ad

Esta es una tradición muy antigua que se celebra en todos los pueblos, con especial énfasis en aquellos en los que predomina una cultura rural, ya que antes la mayor parte de los animales estaban relacionados con el trabajo en el campo, eran animales de carga o incluso el alimento en las casas; el planteamiento era bendecir a los animales durante todo el año para evitar así tener que recurrir al veterinario.

Hoy en día es más habitual pedir la Bendición para animales domésticos o de caza, como gatos, perros, conejos o pájaros, aunque esta tradición está vinculada a la propia religiosidad de la sociedad, y, por tanto, se está perdiendo: “igual que muchos a niños hoy ya no los bautizan, ya no traen los animales a Bendecir”. Esto mismo se puede extender a negocios de nueva apertura, casas o vehículos, “en la medida en que la gente es menos religiosa pide menos la Bendición de Dios” asegura el Párroco Don Emilio Montes.

Aun así, numerosas personas se acercan durante el día de hoy a la Capilla de la Virgen de Fátima, o lo harán el próximo martes a San Marcos, acompañados de sus animales donde también adquieren los tradicionales Panecillos. Estos Panecillos de San Antón representan las caridades: San Antonio Abad, que era de una familia muy rica, cuando escuchó el Evangelio del Joven Rico decidió donar casi la totalidad de su fortuna a los pobres; en el pasado, las familias pudientes repartían panes de caridad a los pobres en este día, como hizo San Antonio con su fortuna, y una parte de ese pan, también bendecido, se daba de comer a los animales.

La Capilla de la Virgen de Fátima celebra esta festividad desde 1970 especialmente junto a los vecinos de los barrios de Fátima, Virgen de la Cabeza, Santo Cristo o Lucero. Don Emilio Montes, Párroco encargado de esta Capilla, también quiere recordar en esta festividad que “a las mascotas hay quererlas mucho y tratarlas muy bien” pero no se puede confundir eso con “ocupar el lugar de una persona con sentimientos y voluntad” y “no pensar en sus semejantes”, especialmente cuando existen casos extremos en los que incluso se dejan fortunas en herencia a las mascotas: “un animal no necesita millones de euros de fortuna, estando bien comido, con sus vacunas, y bien asistido, no necesita estas barbaridades”.  

IMG_1458_adIMG_1459_adIMG_1460_adIMG_1461_adIMG_1463_ad