SOCIEDAD

La imagen de la Virgen de la Paz ya luce restaurada en la Parroquia de la Paz y San Juan Bautista de Valdepeñas

Hasta ahora estaba siendo restaurada en el taller de Luis Fernando Ramírez, en Sevilla, que se ha encargado de devolver a la imagen el esplendor perdido por el paso del tiempo. Desde ayer la imagen se encuentra en la parroquia valdepeñera del barrio del Lucero, donde presidió la Misa de Campaña celebrada con motivo de las fiestas.

IMG-20150620-WA0010 (Copiar)

Según Rubén Villalta Martín de la Leona, el Párroco de la Iglesia de Nuestra Señora de la Paz y San Juan Bautista, la imagen estaba siendo restaurada en Sevilla desde el pasado mes de febrero. Pero el interés por hacerlo llegó el año pasado, “después de que en el pasado hubiese tenido varias restauraciones de no mucha calidad, porque los barnices se habían ido oxidando y volviendo de un color verdoso; y la pintura se había rajado por distintas partes”.

Hubo eso sí que pedir permiso al Obispado para la restauración de una talla que no se sabe con certeza, pero que data de los siglos XVIII o XIX y que en su día fue venerada en la desaparecida Iglesia de San Nicasio

El proceso para darle el aspecto que ahora tiene “ha sido muy complicado” tal y como relata el sacerdote del Lucero, porque “tenía muchos repintes de distintas épocas, tenía hasta maquillaje, con lo cual el tema de la pintura ha sido difícil y además el modo en el que está hecho el cuerpo de la escultura, como tiene ensambladas las maderas, es un poco extraño”.

Pero además, el restaurador se encontró con otro problema añadido, y es que descubrió al ir a pintar los ojos de la Virgen, que antes tuvo unos de cristal, y que en su día fueron rellenados con papel de periódico, lo que ha permitido saber que la imagen se restauró en torno al año 1963.

La restauración de la Virgen de la Paz ha costado 550 euros, que fueron aportados por los fieles de la parroquia en pocos días. En menos dos semanas, gracias a la colaboración de la gente y gracias a alguna actividad hecha por el grupo parroquial, se consiguió tener todo el dinero.