martes. 21.05.2024
Sociedad

El juicio de Ángel Osorio ha quedado visto para sentencia

Los días 28 y 29 se ha celebrado en la Audiencia Provincial de Ciudad Real el juicio por el asesinato del valdepeñero Ángel Osorio. El primer día los acusados declararon echándose la culpa mutuamente y asegurando que “no buscaron la muerte de Osorio”, incurriendo en múltiples contradicciones. El segundo día declaraba como testigo la madre de la víctima, Apolonia López, quien pedía la pena máxima para los acusados. Para su hermana, Emilia Osorio, ha sido "horrible y estremecedor todo lo que han tenido que escuchar y ver".

FOTO EMILIA OSORIA (Copiar)
Foto de archivo de Emilia Osorio en 2013 durante uno de los días de búsqueda de su hermano, tras la desaparición

En advaldepeñas, hemos hablado con Emilia Osorio, hermana de Ángel, para quien ambos días “han sido muy duros”, porque esta familia ha tenido que volver a recordar todo el sufrimiento vivido desde la desaparición de Ángel hasta que se encontró su cuerpo: “Tener delante a los asesinos de mi hermano, oír como lo hicieron, declaraciones muy desagradables, el informe pericial de los forenses con imágenes del cuerpo cadavérico de mi hermano, todo fue muy horrible y estremecedor”.

Emilia también señala que otra de las peores vivencias fue tener que escuchar como la defensa pedía “la libre absolución y con unos argumentos que no me podía creer”.

Le preguntamos por su madre y Emilia nos cuenta que “se siente mal, con rabia mezclada con un dolor insoportable. Ten en cuenta que tuvo que ver las imágenes de su hijo y después escuchar las palabras “libre absolución””.

Finalmente, Emilia Osorio, señala que a pesar de todo lo que han tenido que ver y escuchar "confío en la justicia".

El juicio

En el juicio, que ha quedado visto para sentencia, la Fiscalía y la acusación particular piden 23 años de cárcel para V.M.D y otros tantos para J.C.G., al considerarlos culpables de asesinato y robo con violencia.

Según publica Europa Press, la autopsia no pudo certificar con seguridad si las puñaladas mataron o no a Ángel Osorio. Por su parte, la fiscal, tras escuchar todos los testimonios, considera que las pruebas demuestran que los acusados entraron en el domicilio de la víctima a robar: “si no lo hicieron es porque creyeron que la víctima había muerto” así como que agredieron a Osorio hasta que lo dejaron inconsciente, tras lo que lo trasladaron a una finca donde V.M.D. lo apuñaló y abandonaron su cadáver.

La acusación particular también ha mantenido la misma teoría que la Fiscalía y que ambos acusados actuaron con alevosía al “aprovechar que la víctima no se podía defender porque estaría inconsciente, además de que eran dos contra uno”.

Las defensas han pedido la libre absolución de sus defendidos y en el caso de J.C.G. la subsidiaria de lesiones con resultado de muerte u homicidio imprudente, ya que los dos han sostenido que solo se ha podido probar lo que contaron los acusados sobre que estuvieron en la casa y que fue allí donde falleció la víctima al recibir un golpe, y no que muriera por apuñalamiento.

Como recordarán, los hechos ocurrieron el 26 de mayo de 2013 cuando Ángel, que había estado en la verbena de las fiestas del barrio de Fátima, desapareció sin dejar rastro. A la mañana siguiente, fue su madre quién dio la voz de alarma cuando al ir a visitarle a su casa encontró cristales rotos, manchas de sangre y las llaves en el suelo. Ángel fue buscado por su familia y por bomberos, policía local, nacional, protección civil, entre otros, durante meses, sin obtener resultados, hasta que su cadáver fue encontrado seis meses después, el 30 de octubre del mismo año, en un olivar a 10 kilómetros de Valdepeñas, por la carretera de Daimiel. 

El juicio de Ángel Osorio ha quedado visto para sentencia