jueves. 25.04.2024

Seis meses después de la puesta en marcha de la Unidad de Protección del Medio Ambiente (UPROMA) de la Policía Local de Valdepeñas, conocida en la calle como “patrulla canina”, la concejal de Medio Ambiente, Amparo Crespo, ha hecho balance de los resultados. La medida tenía por objetivo evitar que las deposiciones de los perros se queden sin recoger, que circulen perros potencialmente peligrosos sin la debida documentación o sin bozal, que los dueños lleven a sus mascotas sin correa por la vía pública o que no estén censadas.

La patrulla, recuerda Crespo, actúa primero advirtiendo de las negligencias a los propietarios de los perros. En caso de que reincidan se incoa un expediente sancionador que, si son faltas leves (no recoger las cacas o no llevar al perro atado) se saldan con una multa de 50 euros. Si se reincide una segunda vez la cuantía asciende a 150 euros y si hay una tercera, 300 euros.

En estos seis meses han sido 60 los expedientes abiertos, de los que un 60% han sido por dejar excrementos sin recoger, un 30 por ciento por no tener al perro censado o por carecer de la debida licencia tratándose de razas peligrosas y el restante 10 por ciento, por llevar al can suelto o sin bozal.

Entre las consecuencias más positivas de la campaña, Amparo Crespo refiere el aumento de la demanda de bolsitas gratuitas, en la Concejalía de Medio Ambiente: de unos 30 paquetes al mes, a entre 120 y 140. Más importante aún ha sido el aumento de animales censados, con 300 nuevas filiaciones en seis meses; muchos de ellos antes sin inscribir. De manera que la población canina registrada en Valdepeñas se eleva hoy a 4.023 individuos.

“ÉL NO PUEDE, TÚ SÍ, UTILÍZAME”

Medio Ambiente ha adquirido nuevos dispensadores de bolsitas para excrementos, con forma de huesito y conteniendo 15 bolsas. En la carcasa se lee el mensaje “Él no puede, tú sí, utilízame”. Se regalará a todo aquel que pase por la Concejalía (calle Juan Alcaide) y tenga a su animal debidamente censado.

LAS CENIZAS DE LA MASCOTA

Amparo Crespo ha dado a conocer el nuevo servicio que ahora se da en el Centro Canino Municipal, consistente en entregar, a la persona que lo solicite, las cenizas de su mascota en una urna, cuando una vez fallecida, sea su cuerpo incinerado. La quema se hace individual y la urna para las cenizas, la ha diseñado y fabricado el centro ocupacional de AFAD, al que se destinarán los ingresos por la venta.

La incineración colectiva de las mascotas cuesta a cada titular entre 30 y 50 euros, dependiendo del peso. Si se opta por la cremación individual, se añaden veinte euros y, en todo caso, 15 euros más por el certificado de la incineración.

SACRIFICIO CERO

Amparo Crespo ha recalcado que el objetivo del Centro Canino es llegar al “sacrificio cero” de los perros acogidos. “Se busca la adopción”. La concejal señala que la población del centro ha pasado de 80 perros o más hace un tiempo, a los 55 actuales. El promedio de adopción viene siendo de 10 ejemplares cada mes.

Por último, la titular de Medio Ambiente ha informado de que el Centro Canino no atiende consultas veterinarias. “Para eso están las clínicas”, puntualiza.

Valdepeñas tiene 4.023 perros censados