SOY MUJER

Juana Caro: “Me preocupa que mujeres jóvenes consideren normal asumir el papel femenino de sumisión a la masculinidad, quizá porque me resulta difícil entenderlo”

Juana Caro, es concejal del Grupo Municipal Izquierda Unida Ganemos Valdepeñas. Lleva muchos años en política, pero fue en las últimas elecciones municipales cuando entró en el Ayuntamiento, tras conseguir su formación 3 concejales.  Es Licenciada en Filosofía y Letras y tiene la especialidad de Pedagogía, actualmente trabaja en el Centro de Adultos de Valdepeñas. Con Juana hemos hablado sobre el 8 de marzo.

JUANA CARO ENTREVISTA SOY MUJER (Copiar)

El 8 de marzo se celebra el Día de la Mujer ¿Qué piensas como político de este día?

Obviamente que sigue habiendo muchísimo por lo que trabajar.  Debería ser un día de celebración por los derechos conquistados por las mujeres en las últimas décadas, pero la realidad diaria no deja demasiado margen para celebrar nada.

La igualdad debería ser un principio perfectamente asumido por toda la sociedad en los casi veinte años que llevamos de siglo XXI, y me genera bastante impotencia que aún sigamos viendo con normalidad que  se despida a una mujer por quedar embarazada, que se les pague menos que a los hombres por el mismo trabajo, que se culpe a la mujer y no al agresor o acosador, por su estética, su ropa, por volver a casa sola, o que nos acostumbremos a las noticias que hablan de violencia, sólo por nombrar algunos de los frentes que hay abiertos. Todo esto ya debería estar resuelto y a veces me cuesta comprender que no sea así.

Tú trabajas fuera de casa, eres político y madre de familia ¿Cómo organizas tu tiempo para atender a todo?

De entrada, no atendiendo todo como yo quisiera, siempre hay cosas que quedan pendientes. Es parte del precio que se paga por ello, como en todas las casas, no hay fórmulas mágicas. Y eso que me siendo afortunada de tener un trabajo donde los derechos laborales se cumplen,  y una familia en la que compartimos las responsabilidades.

En la sociedad por la que trabajo a diario, cualquier persona debería tener la posibilidad de participar en política sin que ello le suponga renunciar a su trabajo o su familia, y en la que la condición de hombre o mujer no sea un factor limitante para el desarrollo de la persona.

Juana Caro foto (1) (Copiar)

¿Cómo sería la conciliación ideal para ti?

Pues aquella en la que esto no suponga un acto de heroísmo, sino una faceta de la libertad de decisión de las personas. Aquella en la que el marco legal y los principios de nuestra sociedad, permitan igualmente a hombres y mujeres hacer aquello que consideren mejor, sin más límites que los puramente biológicos, en relación con la maternidad, por ejemplo.

Si el hombre, en general, se mentalizara que también es su obligación llevar el 50% de la casa y la familia junto a su pareja ¿Qué crees que pasaría?

Es de justicia decir que en esta materia las cosas van cambiando, no a la velocidad ni con la generalidad que me gustaría, pero a veces hay que apreciar los avances por insuficientes que los veamos. 

A veces me preocupa más el nivel de tolerancia y aceptación de la desigualdad por parte de  muchas mujeres, especialmente mujeres jóvenes, que consideran normal asumir el tradicional papel femenino de sumisión a la masculinidad, quizá porque me resulta más difícil de entenderlo.

Cuando la familia comparte las responsabilidades, da lo mismo que sea el 40, el 50 o el 60 %, de la misma forma que da lo mismo que sea uno u otro miembro de la pareja, cada cual asumirá la parte que sea mejor para el conjunto de la familia en función de su situación y posibilidades.

El problema viene cuando una sociedad marca los estereotipos y sigue relegando a la mujer a la tarea de los cuidados y del hogar.

Desde tu formación política ¿Qué aportáis en este sentido?

Desde la responsabilidad que ejercemos en las instituciones como representantes públicas, tenemos la obligación de ser las primeras en seguir denunciando las desigualdades diarias y cotidianas a las que nos enfrentamos las mujeres solo por ser mujer.

Además, yo creo que, aportamos ejemplo. En el grupo político de Izquierda Unida – Ganemos, de tres concejales, dos somos mujeres, con trabajo, familia y alguna responsabilidad social más, intentamos con nuestro propio esfuerzo, a veces nada fácil, mostrar que los obstáculos de género pueden superarse.

Por otra parte, y creo que es algo ya asumido y percibido por la población, que la Igualdad es uno de nuestras principales prioridades. Lo hemos demostrado en público, en privado, con  prensa o sin ella, creo que en esto no se podrá decir lo contrario, aunque siempre podemos exigirnos más y lógicamente también nos equivocamos.

Nos gustaría que después de estos cuatro años de legislatura a nivel municipal se haya avanzado algo más en materia de igualdad, legislativa y orgánica, se haya dado más visibilidad de la mujer en áreas “no tradicionales” y sobre todo impidamos la cosificación de las mujeres en nuestro ámbito más cercano.

Cuando hablamos de la mujer, igualdad, etcétera, no podemos olvidar el tema de la violencia machista, desde tu punto de vista ¿Qué crees que le está ocurriendo a la sociedad?

Siendo optimista, quiero entender que en este larguísimo proceso de erradicar algo tan terrible e irracional, como que una persona deba sufrir violencia simplemente por nacer mujer, se dan pasos adelante y también muchos pasos hacia atrás.

Ahora estamos viendo retrocesos claros en cuanto al aumento en el número de víctimas, vemos también que los jóvenes parecen haberse inmunizado a los mensajes de concienciación y que siguen sin cuestionarse los patrones y los roles de género claramente machistas.  No obstante, la visibilidad del problema es clara, cada vez mayor, en política el rechazo y la preocupación parece unánime aunque siempre haya diferencias. No podemos tolerar los retrocesos, pero prefiero verlos en una perspectiva positiva, de lo contrario estaría admitiendo una derrota en esta materia, y creo que no es así.

Por último, ¿Qué mensaje lanzarías a la sociedad con motivo de este día?

En primer lugar, que una sociedad igualitaria es mejor para hombres y mujeres, y que es una conquista que no tiene retorno aunque a veces las cifras y los casos que conocemos empañen lo conseguido.

Que en días como hoy, hay que recordar a todas las personas, mujeres en su mayoría que han pagado un alto precio por pedir algo tan lógico en una sociedad civilizada, como que hombres y mujeres tenemos los mismos derechos. Y que aunque veamos un mundo globalizado, las diferencias entre unos países y otros es insultante e indigna. Empresas españolas están fabricando trenes de última tecnología para que hombres y mujeres viajen en vagones separados en pleno 2017,  parece mentira.

Y por último, que hay que apostar por las generaciones venideras. Las actitudes vinculadas al machismo en jóvenes de hoy, serán problemas más graves mañana que hoy sí podemos evitar.