Políticas de florero

Se esfuerzan por “salir en la foto” dando más significación al hecho de estar, que al “ser”… Rescoldos de las formas palaciegas de un pasado que “pasó afortunadamente"… Cursilerías  de cuanta gente solo justifica su “cercanía” a un poder que humilla pero que ejerce su atractivo, sobre los “don nadie” del foro.

politica de florero (2)
Foto enviada por el autor del artículo

Se esfuerzan por “salir en la foto” dando más significación al hecho de estar, que al “ser”… Rescoldos de las formas palaciegas de un pasado que “pasó afortunadamente"… Cursilerías  de cuanta gente solo justifica su “cercanía” a un poder que humilla pero que ejerce su atractivo, sobre los “don nadie” del foro.

Vivir de las rentas de un pasado – que pasó – solo puede entretener a nuestras “viejas del visillo”, artesanía del “parecer” equívoco, sin darnos cuenta que en los  tiempos que corren cada vez se significa más la competencia, que es la llave de la competitividad. Lección que no todos  aprenden.

La nueva política no ha de ser de mantilla y peineta, hay que convencer con estrategias acertadas -o al menos que lo intenten-.

Dejar a los aduladores que no brillan con luz propia dejando a los “nicanores que solo tocan el tambor”, haciendo ruido -que es lo único que saben hacer- .

Nacieron en un momento en que el hartazgo de los españoles ante tantos casos de corrupción, facilitaban un boom, con tictacs incluidos.

Se les ve en la calle, hasta parece que llevan uniforme… ¡qué recuerdos¡ Sus astucias de politólogos no pueden ocultar su verdadera vocación de hacer de la protesta una profesión, amigos de terroristas, manteros… Pero, ¿que proponen a nuestro pueblo?, mientras que unos pocos se conforman con actuar de florero en el reparto… ¡Estamos apañados! ¡Menos mal que nos dimos cuenta a tiempo del juego…!

Se necesitan ofertas útiles, aprovechables en la sociedad del siglo XXI, no inmóviles esfinges abrazados a un pasado irrepetible, de tarjetas black y asientos preferentes en el postureo de la mediocridad, parados en su reloj del tiempo en un 1.936 que pasó.

Se necesita, cada vez más, iniciativas de nuevas éticas de un poder que ha corrompido… prebendas, camareros de la Reina, nostálgicos del palio, cuyo único consuelo de desfile encaminará entre cipreses su destino cierto y verdadero: Dura lex, sed legem.