Que el Sr. Casado no se haya dado cuenta todavía de que su actitud ética y política no le ha dado buenos resultados, más bien está cosechando rechazo, es problema suyo, es problema de su partido. Allá ellos con su tacticismo, sus giros y sus viajes. Que el Sr. Rivera siga con sus mismas actitudes, y con sus cambios de chaqueta, es su problema. Que ambos han optado por el enfrentamiento como estrategia política, en busca de cuatro votos, les ha perjudicado, y nos ha perjudicado a todos. Ha hecho mucho daño a la convivencia y al consenso en España.

Pues bien: lejos de reconocerlo, lejos de enmendar la plana…, profundizan más en sus errores y miserias, pretenden culpar a los demás y se meten en nuevos embrollos. Pretenden sacar rédito de sus fracasos. Inaudito. No están buscando pactos para una gobernabilidad estable y conveniente para España. Nooo. Están buscando, con la ayuda de la ultraderecha, “pactos de perdedores pa sacar tajá”. Están en el juego de “cambio de cromos”. Yo te apoyo aquí y tu me apoyas allí. Sr. Rivera: ¿no era Vd, el que decía que la política no es un cambio de cromos?

Lo grave es que ya empieza a no ser solo problema de ellos. Su falta de definición, y su estrategia de sembrar tensión, está conduciendo el ambiente político en España a situaciones insoportables, a dificultar el camino de la gobernabilidad. Acusan a Sánchez de pactar con los que quieren romper España, -una falacia- y le niegan el apoyo para formar gobierno a pesar de haber ganado. Se pasan el día predicando que son los únicos que practican “el sentido común”. ¿Es de sentido común decir que son de centro y gobernar con el apoyo de la ultraderecha?

No. No han entendido nada. No se han dado cuenta de que han perdido las elecciones, y que su función ahora, dado el galimatías en que se han metido, es reorientar el rumbo perdido; transformarse de una vez por todas en partidos europeístas, conservador-democristiano (PP) y liberal (Cs), y no obstaculizar la gobernanza de nuestro país. El primer paso que deben dar por patriotismo y limpieza democrática es reconocer al ganador. Y pactar, eso sí, las condiciones programáticas que conduzcan a un gobierno sostenible y efectivo. No veten al que ha ganado, veten con dignidad y contundencia, a la ultraderecha y al separatismo. Respeten las urnas. Recuperarán la credibilidad perdida, y harán un favor a España.