Cuando el abuelo discute con los nietos que están más próximos al socialismo, ellos se manifiestan sorprendidos porque ven a un abuelo muy crítico con el PSOE. Resulta curioso que sea con Luis con quien más peloteras tiene. Más que con otros nietos. Que por cierto los tiene de todos los colores; no le importa; al contrario, se siente orgulloso de la pluralidad y la naturalidad con la que cada uno se expresa. Ya le hubiese gustado a él en su juventud haberse podido expresar con esa libertad.

Cuando el abuelo discute con los nietos que están más próximos al socialismo, ellos se manifiestan sorprendidos porque ven a un abuelo muy crítico con el PSOE. Resulta curioso que sea con Luis con quien más peloteras tiene. Más que con otros nietos. Que por cierto los tiene de todos los colores; no le importa; al contrario, se siente orgulloso de la pluralidad y la naturalidad con la que cada uno se expresa. Ya le hubiese gustado a él en su juventud haberse podido expresar con esa libertad.

- Mira Luis: se critica lo que se ama. Pena me da ver a quienes defienden a alguien porque es de su bando, aunque su comportamiento sea indeseable. Es, según mi humilde entender, muy poco ético por no decir indigno, ver a políticos diciendo de un compañero de partido que ha sido el más honrado y ejemplar, cuando todo el mundo sabe que es un impresentable o un corrupto.

- Sí abuelo, pero eso pasa en todos los partidos. Le pasa mucho más al PP.

- Es que yo soy mucho más exigente con los míos. Sus defectos o sus errores conducen a que mi partido, mis valores, mi forma de pensamiento se vayan al traste. Y eso me duele más que todas las cosas. Voy a ponerte un ejemplo: ¿Recuerdas cuando en marzo de 2017, una vez conocidos los candidatos que iban a concurrir a las primarias para Secretario General, cuál era el debate? Ninguno. No le oía decir ni a uno de los candidatos, qué medidas iban a tomar para regenerar la vida interna del partido, cómo pensaban distribuir la presión fiscal, qué iban a hacer con la corrupción, el independentismo, Europa. Nada.

- Sí lo había, abuelo. Estaba la Ponencia Política, estaba el documento de Granada, estaba la ponencia que encargaron desde la gestora a Eduardo Madina.

- No me hagas de reír. Documentos buenísimos que costaba mucho trabajo elaborar y que implicaban a grandes personalidades, pero que al día siguiente lo guardaban en el cajón con gordísimas bolas de polilla. No Luis; yo quería ver mensajes de los tres candidatos sobre lo que la sociedad demanda, sobre lo que el PSOE necesitaba para regenerarse y ser alternativa de gobierno, para recuperar los seis millones de desafectados. ¿Lo hicieron? ¿lo hacían en aquel 2017?