Me he equivocado. Quería decir: que no debería ser difícil. Pero si es difícil. Lo es tanto que llega a ser imposible, si no cambian las actitudes. Son las actitudes, son las estrategias, son los intereses de partido, lo que lo hacen inalcanzable.

Me he equivocado. Quería decir: que no debería ser difícil. Pero si es difícil. Lo es tanto que llega a ser imposible, si no cambian las actitudes. Son las actitudes, son las estrategias, son los intereses de partido, lo que lo hacen inalcanzable. Si fuese verdad aquello que tanto dicen de boquilla muchos políticos, de que miran por los intereses generales, por los intereses de la gente, no sería fácil, sería “muy fácil”. Bastaría una tarde para llegar a un acuerdo, para redactar y firmar un programa de gobierno común, y arrancar de una vez la legislatura. Pero está claro que no quieren.

¿Quiénes son los partidos que llevan dos campañas seguidas reclamando un cambio en las políticas del Partido Popular? PSOE, Podemos, y Ciudadanos. ¿Es que ya no se acuerdan de lo que han reclamado a voz en grito, desde el verano pasado? Acabar con las políticas del austericidio, acabar con las desigualdades sociales, y acabar con la corrupción. En la campaña anterior quedó demostrado que dos partidos de ideologías muy diferentes, pudieron encontrar más de 200 puntos comunes en sus programas; y los firmaron como programa de gobierno. Un tercero no pudo ser.

¿Por qué no se puede hacer ahora con tres partidos? En teoría es muy fácil. Juntarse los tres partidos que han hecho campaña en favor del cambio, que han hecho campaña para acabar en España con las políticas del PP, es algo que hasta se podría exigir. Poner los tres programas encima de la mesa, y simplemente puntear todos aquellos aspectos comunes en los tres programas, que hay muchos, y con ellos elaborar un programa de gobierno para cuatro años. Acuerdo firmado. Así de fácil.

¿Por qué se hace difícil, o imposible? Porque no se fían ente ellos, porque solo saben poner líneas rojas, porque piensan en sus intereses partidistas, porque se les olvida el interés general de la gente, porque las luchas internas y las estrategias los ciegan. Si fuesen capaces de aparcar todo esto podrían formar un gobierno con el respaldo de 188 diputados, y el 56,81 % de ciudadanos. Claro, hay que comprometerse a respetar el acuerdo durante los cuatro años. Sería un gobierno fuerte y estable. Pero sobre todo un gobierno capaz de cambiar el peligroso rumbo que ha tomado España. ¿Qué convicción tenían de un gobierno de cambio, si permiten que repita el PP?

http://juliocasarrubios.blogspot.com