REGIÓN

Cospedal recuerda a la oposición que hay que aceptar las reglas de la democracia y trabajar por los ciudadanos de Castilla-La Mancha

La presidenta del Gobierno de Castilla-La Mancha, María Dolores Cospedal, recordó en el Pleno de las Cortes regionales que los diputados de los dos grupos parlamentarios han de tener muy claro que los ciudadanos eligieron hace casi tres años, en unas elecciones autonómicas, quiénes deben formar Gobierno y quiénes estar en la oposición. 

cos

La presidenta de Castilla-La Manchaexpuso las razones por las que su grupo votó en contra de una proposición no de Ley presentada por el Grupo Socialista, que pretendía un adelanto electoral. Según Cospedal, algunos creen en la democracia sólo como un instrumento para alcanzar el poder. Otros, en cambio, conciben que la democracia es un fin en sí mismo y el mejor sistema político.

Mª Dolores Cospedal afirmó que estas dos posturas se han dado hoy en el Parlamento, dejando bien claro que los ciudadanos decidieron hace casi tres años, depositando su confianza en el Partido Popular: “La democracia consiste en que unas veces gobiernan unos y otras, otros”, ha señalado.

Falta de seriedad de la oposición

Por ello, la presidenta del Ejecutivo planteó que “cuando hay algunos que conforme pasa el tiempo no ostentan el poder y plantean la disolución de las Cortes, los ciudadanos creen que esto es algo poco serio”, a lo que añadió que “es cierto que los ciudadanos están acostumbrados a la falta de seriedad de algunos”.

En este sentido, la presidenta manifestó que “los que nos presentamos a las elecciones hace años, lo hicimos para trabajar por la región y esa intención y ocupación no nos la van a quitar”.

Asimismo, subrayó que pertenecer a un partido político que gobierna en doce comunidades y ciudades autónomas, además del Gobierno de España, es algo muy importante, mientras que militar en un partido que no sabe qué es su país, quiere un Estado federal, cede a las presiones del PSC, habla de cambiar el modelo constitucional e incluso sería capaz de plantear una moción de censura con BILDU, con los terroristas, es un verdadero problema.

Provocar radicalismos y populismos, malo para la democracia

La presidenta coincidió en que los ciudadanos tienen que hablar, pero son también los que marcan cuándo llegan los períodos electorales, algo que no le corresponde al partido que perdió las elecciones.

De esta forma, cuestionó a la oposición si ya no cree en la democracia, porque “provocar radicalismos y populismos es contrario a la esencia de la democracia; es malo para todo el mundo y también para ustedes”. Por ello, ha pedido a los diputados del PSOE que crean en las instituciones: ya que “no es muy lógico hablar de calidad democrática y no aceptar las reglas”, concluyó.