miércoles. 21.02.2024

Echániz ha realizado estas manifestaciones en los VII Cursos de Verano de la Universidad de Jaén, durante su intervención en la mesa redonda “¿Es sostenible la sanidad pública?”, junto a sus homólogos de Andalucía, María Jesús Montero, y de Cataluña, Boi Ruiz.
El responsable de Sanidad y Asuntos Sociales de Castilla-La Mancha ha destacado la gran fortaleza de nuestro sistema sanitario, uno de los mejores a nivel internacional, “una base sólida para la eficacia de las reformas emprendidas y lograr que nuestra sanidad siga siendo sostenible”, ha señalado.
En un repaso por el panorama socio-sanitario español, Echániz lo ha definido como complejo y marcado por los profundos cambios por los que atraviesa la sociedad. Estos cambios van a obligar a tomar importantes decisiones que permitan hacer frente a las nuevas exigencias sanitarias que necesitan los ciudadanos. Éstas vendrán marcadas por el aumento de la esperanza de vida de los españoles, la más alta de Europa; el envejecimiento de la sociedad, el incremento de la población;  los avances en biomedicina,  que  han permitido la cronificación de enfermedades antes incurables, y el aumento de las enfermedades neurodegenerativas, en tre otras cuestiones.
Para Echániz, el panorama es complejo a la par que estimulante para los responsables de las políticas sanitarias, que están tomando medidas y afrontando reformas para lograr que nuestro sistema sanitario asuma estos nuevos requisitos, ofreciendo una asistencia de máxima calidad.
El consejero castellano-manchego se ha mostrado convencido de que es posible una sanidad pública que gaste adecuadamente los fondos con los que cuenta, ofreciendo a los ciudadanos el servicio de calidad que merecen. Por ello, ha indicado Echániz, tanto el Gobierno central como el de Castilla-La Mancha han adoptado medidas para salvaguardar el sistema sanitario, impulsando políticas de austeridad y ahorro, o de reorganización del espacio socio-sanitario.


Regular lo accesorio para salvaguardar lo esencial


Echániz ha asegurado que la situación financiera actual impide llevar a cabo gastos superfluos, por lo que hay que centrarse en lo importante, en lo verdaderamente necesario. Así, se ha referido a la reforma sanitaria emprendida por el Ministerio de Sanidad, para asegurar que “es una reforma que regula lo accesorio para salvaguardar lo esencial y asegurar los cimientos de una sanidad pública de calidad”.
El consejero de Sanidad y Asuntos Sociales ha destacado que a través de estas reformas, tanto el Gobierno central como el Gobierno de Castilla-La Mancha,  muestran su interés  en velar por todos los ciudadanos, en especial por los que más están sufriendo esta crisis: los parados de larga duración, los pensionistas, los enfermos crónicos y aquellos que carecen de recursos.
De forma previa a la reforma sanitaria nacional, ha proseguido Echaniz, el Gobierno de Maria Dolores de Cospedal tomaba las medidas necesarias para proteger y reforzar el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha. En este sentido, ha destacado la elaboración del Plan de Garantía de los Servicios Sociales Básicos.
Un año después de la puesta en marcha de este Plan, Echániz ha destacado su importancia para conseguir la sostenibilidad de las prestaciones sociales, “sobre todo las que tiene que ver con  el acceso gratuito y universal a la sanidad y a los servicios sociales básicos”.
“El Plan de Garantía ha permitido a Castilla-La Mancha liderar la transformación nacional hacia un modelo autonómico de sistema sanitario y social con nuevos instrumentos que van a permitir hacerlo sostenible y perdurable en el tiempo”, ha asegurado el consejero de Sanidad.
En su intervención, el consejero castellano-manchego ha destacado el nuevo espacio sanitario que incentiva esta reforma. Este modelo, hacia el que Europa ya avanza, integra la atención social, la atención primaria y la atención hospitalaria, garantizando la continuidad asistencial al ciudadano y la eficiencia en la gestión. Echániz ha señalado el liderazgo de Castilla-La Mancha en este nuevo modelo a nivel nacional, mediante la creación de gerencias únicas de atención socio-sanitaria.
Echániz ha hecho hincapié en el nuevo modelo de colaboración público-privada (PPP y PFI) “que va a permitir avanzar a una red sanitaria de utilidad pública y que combine los recursos públicos y privados, estimulando además el crecimiento económico”.  Para Echániz, no se trata de una decisión de moda, ni de un capricho del Gobierno de Castilla-La Mancha, sino que es “una forma magnífica de mejorar, avanzar y proyectar hacia el futuro el excelente servicio sanitario con el que contamos”. La colaboración público-privada tiene resultados contrastados en toda Europa y en todas las comunidades autónomas de nuestro país, ha indicado Echániz, poniendo como ejemplo Andalucía o Cataluña, que cuentan con el mayor número de camas de gestión priv ada de toda España.
El consejero de Sanidad y Asuntos Sociales ha pedido a todos los partidos y agentes sociales y sanitarios que sean consecuentes, “que olviden la demagogia y ayuden a las reformas emprendidas”.
Echániz ha terminado su intervención haciendo un llamamiento a la unidad los responsables públicos para que la sanidad esté al margen de la ideología, “porque el sistema sanitario no tiene que tener colores, ni ser de derechas ni de izquierdas. Los ciudadanos pueden estar tranquilos porque las reformas emprendidas en la sanidad española van a garantizar que el Sistema Nacional de Salud esté a la altura de las circunstancias, ahora y en el futuro”, ha concluido el consejero.

Echániz: "Debemos transformar la crisis en una oportunidad para garantizar el sistema...